Eduardo Galeano pide a Centroamérica “no asesinar sus bosques”

Por martes 11 de octubre, 2005

San Salvador, (EFE).- El escritor uruguayo Eduardo Galeano pidió a los gobiernos y ciudadanos centroamericanos no "asesinar los bosques" para que no ocurran desastres naturales como el causado por la tormenta "Stan", que han dejado más de 700 muertos.

Galeano, que recibirá mañana, miércoles, un doctorado "honoris causa" de parte de la Universidad de El Salvador, se remontó a la civilización maya para advertir del peligro que representa la desforestación a "ritmo escandaloso" de Centroamérica.

"Durante mucho tiempo se dijo que era misteriosa la caída de los reinos mayas, que era un colapso súbito, hoy las cosas han cambiado, la mayoría de especialistas coinciden en que aquella fue una catástrofe ecológica", dijo en una rueda de prensa.

El autor de "Las venas abiertas de América Latina" y "Memorias del fuego" aseguró que "los reinos mayas sucumbieron probablemente -entre muchas otras cosas- pero como causa principal por hambre, porque ya estaban desolladas hasta las laderas de las montañas".

Estas antiguas civilizaciones "ya no tenían tierra que ofrecer al maíz que quería nacer, ni alimento que ofrecer a las bocas que nacían, (fue) una catástrofe ecológica lo de Copán (Honduras) y lo de los demás reinos mayas de aquel tiempo".

"Me animaría a decir, humildemente, mucho cuidado compañeros, recuerden que aquellos reinos fueron muertos por la muerte del bosque", recalcó.

Con relación a la celebración, mañana, miércoles, de un nuevo aniversario del descubrimiento de América, opinó que los latinoamericanos deberían buscar su propia voz y "hacerla sonar sin complejos, que lo mejor no está en el eco sino en la voz propia".

"América es el resultado de la suma de mil voces y también por suerte el resultado de la suma de mil colores, de mil olores, somos muy diversos, eso es lo mejor que tenemos, pero todavía nos ignoramos a nosotros mismos", subrayó.

"Estos falsos descubrimientos que hemos ido padeciendo desde Cristóbal Colón hasta George W. Bush (presidente de EEUU) nos ayudan muy poco a saber qué somos, estamos muy ciegos todavía, ciegos por el racismo, por el elitismo, por el machismo, por el militarismo", agregó.

"Entonces", añadió, "el gran desafío es vernos a nosotros mismos en toda nuestra deslumbrante diversidad, recuperar ese arco iris que algunas veces se esconde y que luego se vuelve a asomar".