Educación advierte a la ADP que no nombrará bachilleres como maestros

Por jueves 10 de abril, 2008

El Subsecretario de Estado de Educación y director general de Recursos Humanos, licenciado Nery Sánchez, advirtió este jueves que no designará a bachilleres como maestros en los centros educativos del sector oficial porque perjudica la calidad de la educación.

En respuesta a la decisión de la seccional de la Asociación Dominicana de Profesores (ADP) de Monte Plata de paralizar nueve escuelas en demanda de supuestos nombramientos de maestros, dijo que ninguno de los nombres citados por el gremio tiene título universitario en el área de la educación.

“Estamos ante una actitud irresponsable porque en la Secretaría de Estado de Educación no reposa ni siquiera una solicitud para la designación de docentes. Hay que tomar en cuenta que en esta gestión no se nombran bachilleres como profesores”, expresó. Sánchez también mostró una carta de renuncia de la maestra Juana Francisca Reyes, de la cual la ADP alega que había sido destituida injustificadamente.

El funcionario retó a la seccional de la ADP en la referida demarcación a presentar los títulos de los docentes que dicen llevan mucho tiempo laborando en centros educativos sin trabajar. Observó que desde que la titular de Educación, licenciada Alejandrina Germán, asumió el puesto dejó claramente establecido que las designaciones de docentes provenían de su despacho y no de las Direcciones Regionales de Educación, de los Distritos Educativos ni de los centros educativos.

Afirmó que acceder a designaciones de maestros y maestras sin títulos sería atentar contra los avances institucionales alcanzados a través de los concursos de oposición para la selección del personal docente de la Secretaría de Estado de Educación.

Dijo que como en algunos lugares que el Partido Revolucionario Dominicano (PRD) controla la ADP, como en Monte Plata, esa organización llama a paro de labores con la única intención de obtener provecho político. Los perredeístas al parecer no saben, precisó, que esa actitud los perjudica porque con ello afectan a los hijos e hijas de las familias de menores ingresos económicos.