Educación entrega RD$326.6 millones sociedad civil para proyectos educativos

Por admin lunes 10 de marzo, 2008

La Secretaría de Estado de Educación erogó este lunes cheques por un monto de RD$6,840,504.54 a seis organizaciones para el fortalecimiento de proyectos en los niveles Inicial y Básico, con lo que completa la entrega de RD$326,591, 187.11, de los Fondos Concursables para el Desarrollo de Innovaciones Educativas.

Esta iniciativa procura contribuir a mejorar las condiciones en que vive la población, facilitando el acceso de niños y niñas de tres a cinco años a la Educación Inicial y los primeros grados del Nivel Básico, a fin establecer estrategias que promuevan el desarrollo pleno de sus capacidades.

La titular de Educación, licenciada Alejandrina Germán, encabezó el acto de entrega, en el salón Ercilia Pepín, en presencia de la directora de la Unidad Técnica de la de la Oficina de Cooperación Internacional, Guadalupe Valdez; así como de los directores generales de Participación Comunitaria, Rafael Santana; Educación Inicial, Carmen Sánchez y de Educación Básica, Rosa Mena, entre otros funcionarios de la cartera educativa.

Germán destacó el éxito y la relevancia que tiene establecer alianzas estratégicas con los diferentes actores de la sociedad civil para el fortalecimiento de la educación dominicana.

En ese contexto, consideró esencial la participación de la sociedad civil, porque permite expresar de manera concreta su compromiso con la educación y su participación activa en la búsqueda de soluciones, eficientes y eficaces para avanzar en la consolidación del sistema educativo.

Entre las instituciones beneficiarias figuran el Ayuntamiento de San Pedro de Macorís, que recibió RD$2,300,000.00; Fundación de Mujeres Salomé Ureña de Henríquez, RD$1,091,665.00; Federación Regional de Cooperación del Cibao Central, RD$1,032, 492.00; Acción para la Educación Básica (EDUCA), RD$996, 970.00; Parroquia Estanislao, RD$762,054.54 y Centro Social de Educación Alternativa RD$657,323.00.

Los recursos son focalizados a la dotación de centros escolares en comunidades y sectores con mayores niveles de pobreza a los fines de aumentar la oferta educativa, mejorar la situación de los habitantes y reducir el alto índice de enfermedades a causa de la contaminación producida por aguas estancadas.

De igual forma, ampliar la cobertura de la educación inicial, satisfacer la demanda de cupo en los centros educativos, propiciar la factibilidad pública de albergues o estancias infantiles, asumir mayor atención integral para los niños y niñas en el desarrollo de su primera infancia y reducir los niveles de desempleo entre los padres y madres para facilitar el acceso a la salud, la educación y la sana recreación.

Los proyectos impactarán de manera directa e indirecta a más de 30 mil personas, entre estudiantes, padres, madres y profesionales de las áreas vinculadas a la salud y la educación.

Los mismos están ubicados en comunidades pobres de las provincias Santo Domingo, San Pedro de Macorís, Santiago y San Cristóbal. Entre ellos los proyectos en ejecución figuran la Escuela Maternal La Esperanza, en el municipio Los Alcarrizos; Proyecto Intersectorial de Atención Pre-escolar “Listos para Aprender”, municipio de Haina y distritos municipales Nigua y El Carril, provincia San Cristóbal; y Proyecto de Desarrollo Integral Infantil Salomé Ureña, Sabana Perdida, municipio Santo Domingo Norte.

También Proyecto de Fortalecimiento de la Educación Inicial, localizado en Villa Mella, Santo Domingo Norte; Centro Infantil de Atención Integral, barrio Las Colinas, San Pedro de Macorís y Programa Piloto para la Creación de Centros de Atención Infantil y Apoyo a las Mujeres Cabezas de Familia, barrio El Ciruelito, Santiago.

Estos proyectos instituidos para el nivel Inicial y Básica cuentan con el auspicio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y del Banco Mundial.

Los Fondos para el Desarrollo de Innovaciones Educativas tienen como propósito fundamental estimular a las organizaciones no gubernamentales, gobiernos municipales, organizaciones religiosas y la sociedad civil en general a implementar proyectos innovadores de desarrollo infantil integral para niños y niñas en edades de tres a cinco a años. De manera particular, se priorizan los residentes en comunidades donde el nivel de ingreso predominante se ubica por debajo de la línea de la pobreza.