Educación y Salud

Por Carlos Luis Baron jueves 21 de junio, 2012

La educación y la salud son dos renglones de la vida diaria que están privatizados. Para recibir buena atención médica hay que pagar por ella. Si no se va a un colegio se queda analfabeto.

El servicio de salud que ofrece el Estado no es malo, pero adolece de fallas ancestrales, de exceso de pacientes en las salas, y en ocasiones, de tecnología atrasada.

Entre la educación ofrecida por los grandes colegios, en su mayoría católicos, y el sector público, hay diferencias gigantescas.

De las deficiencias que tiene el área pública, surge la privatización. Los que se enferman prefieren dejar todo lo que tienen en la visita a una clínica, o sacrificarse cada mes, pagando colegiatura para los niños.

Vamos a reconocer que la asistencia en los hospitales públicos ha mejorado, las áreas de consulta son deficientes, y en ocasiones los especialistas van a trabajar tres horas.

En las emergencias se da un buen servicio, y cualquiera que sufra un accidente, llega a un hospital público cercano donde se le dan los primeros auxilios, hasta que sus familiares determinen que hacer.

Pero no se da la mezcla de esfuerzos entre el Ministerio de Salud Pública y el Colegio Médico Dominicano. Da más que la impresión que el Colegio Médico no está interesado en mejorar el sistema, sino en lograr aumentos de salarios.

Con el sistema educativo pasa lo mismo. El gremio representativo es una burocracia, que solo trata de obtener mayores salarios para los maestros.

La ADP levanta más la bandera de reivindicaciones para sus afiliados, que de mejora para el área donde trabajan. En consecuencia, la educación necesita un amplio campo, para poder hacer frente al mundo de hoy.

El espíritu fundamental de estos comentarios, es que por todos los medios posibles se tiene que enfrentar cualquier situación donde se privaticen los servicios de salud y educación.

El Estado está garantizando que los dos renglones lleguen gratuitos a la población, pero los mercaderes de la enseñanza y de la salud, no están ofreciendo su cuota parte-

Los colegios y las clínicas tiene que ser clasificados por el Ministerio de Educación, y de Salud Pública, para determinar categorías, y luego de ahí, que se fijen justas tarifas.

Mientras más se mejoren los servicios de salud y educación que ofrece el Estado, más se tambaleará este negocio privado que deja a miles de dominicanos sin salud y sin educación.

Que se tomen las medidas de rigor ahora, porque no se puede privatizar la existencia digna de los dominicanos.