EEUU admite preocupación por vuelos y cárceles secretas en Europa

Por miércoles 30 de noviembre, 2005

Washington, 30 nov (EFE).- Estados Unidos anunció que responderá a las preocupaciones europeas tras las denuncias de los controvertidos vuelos en Europa de aviones fletados por la CIA y la existencia de cárceles clandestinas, pero se ha abstenido de admitir su existencia.Al mismo tiempo, ha asegurado que el Gobierno de Washington no ha violado sus propias leyes ni los tratados internacionales en relación con esas denuncias.

"Estados Unidos no infringe su legislación. Todas sus acciones acatan la Constitución y respetamos nuestras obligaciones internacionales", señaló el portavoz del Departamento de Estado norteamericano, Sean McCormack.

El portavoz habló el martes con los periodistas después de que la secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice, se reuniera con el ministro alemán de Asuntos Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, a quien aseguró que EEUU aclarará las denuncias.

Esas denuncias fueron dadas a conocer a comienzos de este mes por el diario "The Washington Post", que informó que la Agencia Central de Inteligencia (CIA) interrogó a presuntos miembros de la organización terrorista Al Qaeda en centros de detención en Europa Oriental.

Un día después, la organización humanitaria Human Rights Watch afirmó contar con pruebas de que la agencia del espionaje estadounidense trasladó a presuntos terroristas capturados en Afganistán a Polonia y Rumanía.

Tras conocerse esas informaciones, varios gobiernos de la UE han tratado de determinar si esas actividades ocurrieron en sus territorios.

En el caso de España, los aviones de la CIA que transportaban presos habrían hecho escalas en la isla mediterránea de Mallorca y en el archipiélago atlántico de las Canarias.

El Gobierno español y otros europeos, como el Reino Unido, también han pedido explicaciones.

"Entendemos que es necesario dar respuesta a estos temas y la secretaria ha prometido al ministro alemán que responderemos", señaló McCormack.

El lunes el comisario de Justicia de la Unión Europea, Franco Frattini, señaló que la existencia de una cárcel clandestina sería una violación de la Convención Europea sobre Derechos Humanos.

Por otra parte, los vuelos de transporte de prisioneros sin el conocimiento de las autoridades locales constituirían una violación de acuerdos internacionales, añadió.

Pero McCormack pidió comprensión al señalar que las denuncias deben tomar en cuenta que EEUU está librando una guerra contra el terrorismo en varios frentes.

"Cualquier Gobierno necesita proteger a su propio pueblo", afirmó tras señalar que cualquier país haría cualquier esfuerzo por detener a un terrorista antes de que perpetre un ataque que podría cobrarse la vida de miles de personas.

El asunto de las cárceles y los vuelos clandestinos en Europa no figura en la agenda de una reunión que mantendrán la próxima semana en Washington el secretario de Defensa estadounidense, Donald Rumsfeld, con autoridades militares europeas, incluidas las de países que estarían supuestamente involucrados.

Según Bryan Whitman, portavoz del Pentágono, la reunión girará en torno principalmente de los esfuerzos de paz, la seguridad fronteriza y las medidas para impedir la proliferación de armas en la zona de los Balcanes.

Sin embargo, Whitman admitió que el asunto de las cárceles y los vuelos podrían plantearse durante las reuniones, especialmente durante los encuentros bilaterales que sostendrá el secretario de Defensa norteamericano.

Entre los asistentes figura el ministro de Defensa de Rumanía, país utilizado por EEUU para el traslado de tropas y equipos a Irak y Afganistán.

Según las mencionadas denuncias, una base aérea de ese país cerca del mar Negro habría sido utilizada como centro de detención de terroristas por la CIA. Las autoridades rumanas han rechazado esas denuncias.

También las denuncias serán una cuestión importante de la gira que la secretaria de Estado norteamericana realizará la próxima semana por Alemania, Ucrania, Bélgica y Rumanía.

Según el citado portavoz estadounidense, Rice intentará durante esa gira calmar los ánimos sobre los temas que preocupan a los aliados europeos de EEUU los cuales deben analizarse en el contexto más amplio de la guerra contra el terrorismo, según dijo