EEUU cansado de guerra en Irak; no sabe cómo salir

Por jueves 8 de diciembre, 2005

Washington, (EFE).- La guerra en Irak, que ya se ha cobrado más de 2.100 muertos estadounidenses, se ha convertido este año en la gran manzana de la discordia en EEUU y en un callejón sin salida para el Gobierno de George W. Bush.

El debate está en boca de todos y la pregunta más generalizada es cuándo y cómo va a terminar un conflicto que ya ha llegado, y con fuerza, a los despachos de Washington.

"Tengo la sensación de que va para largo" y de que el presidente Bush va a mantener la inversión estratégica en el país árabe durante los tres años que le quedan en la Casa Blanca, dijo a EFE el experto político y profesor de la Universidad Georgetown, Eusebio Mujal-León.

La elecciones iraquíes del próximo 15 de diciembre, dijo, van a ser un acontecimiento importante para EEUU porque "van a dar al Gobierno una fórmula de retiro, no de salida", precisó.

Está claro, según todos los expertos, que la retirada total no es una opción para el Gobierno y sus partidarios, quienes prácticamente a diario insisten en que abandonar ahora sería darles la victoria a los terroristas.

Sin embargo, algunos miembros de la oposición y cada vez más ciudadanos de a pie empiezan a reclamar la vuelta a casa de los más de 150.000 soldados desplegados en Irak.

La Casa Blanca, consciente de las crecientes críticas y de la caída en picado de la popularidad del presidente, ha elaborado una "estrategia nacional para la victoria en Irak", en la que descarta fijar un calendario de salida.

"Más que pensar en términos de una estrategia de salida, deberíamos centrarnos en una estrategia de éxito", dijo el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, en un discurso en el que subrayó que no hay que medir el éxito en Irak por el número de bajas.