EEUU mata a diez rebeldes, entre ellos cabecilla célula Al Qaeda

Por sábado 29 de octubre, 2005

Bagdad, 29 oct (EFE).- El Ejército estadounidense anunció hoy, sábado, que diez presuntos rebeldes, entre ellos un cabecilla de nacionalidad saudí, murieron durante una operación bélica en el oeste de Irak, cerca de la frontera con Siria. En un comunicado divulgado en Bagdad, el mando militar explica que aviones de combate lanzaron bombas guiadas con láser contra dos supuestos escondites de rebeldes en la localidad de Husabeya, en la provincia de Al-Anbar, corazón de la insurgencia en Irak.

En el ataque, perdieron la vida diez presuntos rebeldes, entre ellos Abu Mohmamed, un ciudadano saudí que supuestamente lideraba una célula de la red terrorista Al Qaeda en la zona.

"La operación forma parte de un operativo más ambicioso cuyo objetivo es erradicar las posiciones terroristas en todo Irak", detalla la nota.

El documento reseña, asimismo, que un soldado estadounidense murió y otro resultó herido en un intercambió de fuego con los rebeldes que se hallaban acantonados en una de las dos posiciones.

Con esa muerte, son ya cuatro los militares norteamericanos que han caído en combate en las últimas horas en diversos puntos de Irak.

Los otros perecieron víctimas de dos ataques con bomba de carretera al paso de sus respectivos convoyes en puntos del norte y del sur de Bagdad.

Además, al menos ocho ciudadanos iraquíes murieron y siete resultaron heridos en una serie de acciones violentas perpetradas hoy en Bagdad y en la localidad de Kirkuk, perla petrolera del país.

El incidente más grave ocurrió a las 7:00 de la mañana hora local (4:00 GMT) en un área del norte de la capital, donde un grupo de hombres armados tiroteó un puesto de control, asesinó a tres agentes que estaban en la barrera e hirió a otros siete, explicó a EFE una fuente del Ministerio de Defensa.

El Ministerio iraquí de Interior informó también esta mañana que varios grupos de pistoleros asesinaron a tiros a un ex oficial del Ejército del derrocado Sadam Husein, un religioso suní y un comisario del citado Ministerio en tres ataques.

En la ciudad septentrional de Kirkuk, dos policías locales perdieron la vida al explotar un artefacto cuando patrullaban por uno de los barrios del sur, informaron fuentes policiales sin precisar otros detalles.

Por otra parte, Haider Zuhair Abdala, miembro de la Asamblea Suprema para la Revolución Islámica en Irak (principal formación política del país), escapó a un intento de asesinato, aunque sufrió heridas graves.