EEUU pondrá cuatro hombres en la Luna antes de próxima década

Por sábado 26 de noviembre, 2005

Washington, 26 nov (EFE).- La NASA proyecta llevar a la Luna a cuatro astronautas antes de que concluya la próxima década, en el comienzo de una exploración espacial que tendrá al satélite natural de la Tierra como plataforma y a Marte como su destino siguiente. "En 2018, los seres humanos estarán nuevamente en la Luna", pronosticó la agencia espacial estadounidense en su sitio de internet.

"Y en esta ocasión será para quedarnos, para construir puestos lunares y abrir el camino hacia otros viajes a Marte y más allá", añadió.

Para ello, contará con una nave que reunirá lo mejor de las cápsulas Apolo y de la tecnología de los transbordadores que pasarán a retiro en 2010.

"Ese sistema de exploración será accesible, confiable, versátil y seguro", pronosticó.

La nave, que será tres veces más grande que las cápsulas Apolo, podrá transportar cuatro hombres a la Luna o seis tripulantes a Marte y también estará en capacidad de realizar el relevo y el avituallamiento de la Estación Espacial Internacional (ISS).

La construcción del complejo espacial en órbita terrestre quedó paralizada tras la desintegración del transbordador "Columbia" el 1 de febrero de 2003 en un accidente que se cobró la vida de sus siete tripulantes.

Entre 1969 y 1972 seis cápsulas Apolo descendieron sobre la superficie lunar y la más importante de esas misiones fue la de la Apolo 11 que, el 20 de julio de 1969, convirtió al comandante Neil Armstrong en el primer hombre que pisó el satélite natural.

Una de las principales innovaciones de las nuevas naves que proyecta construir la NASA es la del combustible, tanto para su desplazamiento como para su descenso sobre la Luna y, eventualmente, Marte.

La nueva nave, que realizará al menos diez misiones al espacio, utilizará paneles solares desde los que extraerá la energía de desplazamiento en tanto que las cápsulas y el alunizador llevarán metano en sus motores.

Según explicó la NASA, el metano, utilizado como combustible, anticipa el día en que los astronautas puedan aprovechar las condiciones atmosféricas de Marte donde ese gas es abundante.

Debido a las mayores dimensiones de la nave así, como del alunizador en comparación con las misiones Apolo, además de transportar más tripulantes éstos podrán permanecer entre cuatro y siete días en la superficie lunar.

Asimismo, al llevar más combustible, el alunizador podrá descender en cualquier punto y no solamente en el ecuador selenita como ocurría con los de las misiones Apolo, dijo la NASA.

Los planificadores de la agencia espacial están considerando el polo sur como posible primer punto para la construcción de un puesto selenita debido a la existencia allí de altas concentraciones de hidrógeno en agua en forma de hielo, así como de luz solar, que proporcionarían la fuente necesaria de energía para su funcionamiento.

"Un puesto lunar a sólo tres días de la Tierra nos dará la práctica que se necesita, fuera de nuestro planeta, antes de emprender el largo viaje hacia Marte", indicó la NASA.

Una vez que se haya construido ese puesto lunar, las tripulaciones podrán permanecer allí por un lapso de hasta seis meses.

Asimismo, el "orbitador" lunar podrá operar automáticamente lo que elimina la necesidad de que permanezca en él un astronauta mientras los demás exploran la superficie como debió hacerse durante las misiones Apolo, dijo la NASA.

La agencia espacial también vaticinó que en sólo cinco años las nuevas naves comenzarán a llevar nuevas tripulaciones y equipos y otros aprovisionamientos a la estación espacial.

Según los planes, realizarán al menos seis viajes al complejo espacial por año, mientras otras misiones no tripuladas comienzan a sentar las bases para la exploración lunar.

Los planes para las nuevas naves forman parte de la "Visión para la Exploración del Espacio" anunciada por el presidente George W. Bush en enero de 2004.

"La Humanidad es atraída por los cielos por la misma razón que nos atrajeron tierras desconocidas más allá de los mares. Hemos decidido explorar el espacio porque al hacerlo mejoramos nuestra vida damos vigor a nuestro espíritu nacional", dijo entonces Bush.