Ejército Islámico de Irak dice haber matado a rehén de EEUU

Por jueves 8 de diciembre, 2005

El Cairo, 8 dic (EFE).- El "Ejército Islámico de Irak" aseguró, a través de un comunicado, que ha matado al rehén estadounidense secuestrado el pasado martes, informaron las televisiones árabes que citaron una página de internet.

Según las fuentes, que señalaron que no pudieron verificar la autenticidad de la nota, la organización terrorista dijo que asesinó al rehén porque el gobierno de Washington no cumplió con sus demandas.

La nota, publicada en una página web habitualmente utilizada por los grupos islamistas, no incluye pruebas que demuestren la veracidad de lo afirmado, añadieron las fuentes.

El Ejército Islámico de Irak amenazó, el pasado martes, con matar a su rehén en 48 horas si no se liberaba a todos los presos iraquíes y se compensaba a los iraquíes por las pérdidas causadas por las campañas militares en la provincia de Al Anbar, en el oeste de Irak.

El estadounidense, identificado como Ronald Schultz, fue presentado por sus captores como un "consejero de seguridad" en el ministerio de Vivienda de Irak.

Este grupo terrorista fue el que retuvo durante cuatro meses a los periodistas franceses Christian Chesnot y Georges Malbrunot, a los que acabó poniendo en libertad, aunque otros rehenes de este mismo grupo, como el italiano Enzo Baldoni, no corrieron la misma suerte y terminaron siendo asesinados.

También están amenazados de muerte cuatro trabajadores de una ONG canadiense de carácter cristiano -dos de nacionalidad canadiense, uno estadounidense y otro británico- secuestrados el 29 de noviembre y cuyo destino es una incógnita.

También en su caso sus secuestradores, un grupo hasta ahora desconocido llamado "Brigadas de las Espadas de la Ley", pedían la liberación de todos los presos iraquíes.

Además, en los últimos días han sido secuestrados la arqueóloga y cooperante alemana Susanne Osthoff (secuestrada junto a su chófer el 25 de noviembre) y el ingeniero francés Bernard Planche, cuyo secuestro fue anunciado el lunes por la policía iraquí. EFE