El 87% de trabajadores haitianos no cuenta con equipo de seguridad en trabajo de construcción

Por miércoles 30 de abril, 2008

Así lo informó en nota de prensa el Servicio Jesuita a Refugiados y Migrantes (SJRM) en el marco de la celebración del Día del Trabajador, el 1 de mayo, como avance de la investigación “Entre lo real, lo establecido y lo deseable”, un estudio sobre las condiciones laborales de los haitianos en el sector construcción del Distrito Nacional.

Dicha investigación, que será puesta en circulación el 27 de mayo de 2008, explora el tema de las condiciones laborales desde varios indicadores, siendo uno de ellos el de la seguridad de los trabajadores, del cual los resultados arrojaron que el 87% de los trabajadores haitianos no cuenta con ningún equipo de seguridad que los proteja de los riesgos laborales.

Asimismo, el estudio revela que el 62.50% de los trabajadores haitianos no reciben ningún pago por las horas extras, aún cuando el 21. 43% de ellos reveló trabajar entre 9 y 11 horas diarias y el 37. 50% dijo trabajar de lunes a domingo.

El SJRM ha definido como prioritario para este año, la defensa de los derechos humanos de los trabajadores migrantes en el país y, para ello, ha decido impulsar durante el mes de mayo una campaña por el mejoramiento de sus derechos.

La campaña incluye, además de la puesta en circulación de la investigación, actividades de celebración, reflexiones y presentación de propuestas de agendas de trabajo con la población migrante, como son:

La celebración del Día del Trabajador/a migrante, que tendrá lugar el 5 de mayo con la participación de los trabajadores migrantes en el Salón de Conferencias del Centro Bonó, de 2 a 4 de la tarde.

La implementación de tres Centros de Derecho Laboral, que funcionarán en Santo Domingo, Santiago y Dajabón. El acto de apertura será el 3 de junio en el salón de Conferencias del Centro Bonó a las 10:00 a.m.

Estas actividades darán inicio a un programa de asistencia y asesoría jurídica a los trabajadores migrantes. También será el inicio de un proceso de diálogo con autoridades gubernamentales, a fin de favorecer iniciativas para mejorar las condiciones laborales y de vida del trabajador y la trabajadora migrante en el país.