El Caribe y Centroamérica analizan el camino hacia la prosperidad

Por domingo 4 de diciembre, 2005

Miami (EEUU), 4 dic (EFE).- Gobernantes de Centroamérica y el Caribe analizan a partir del lunes en Miami los factores necesarios para espolear la economía de la región en un mundo cada vez más competitivo y despejar el camino hacia su prosperidad. El presidente de Nicaragua, Enrique Bolaños, inaugura mañana el evento de tres días titulado "Una tercera frontera próspera", organizado por Caribbean-Central American Action (CCAA), fundación que promueve el desarrollo económico en la Cuenca del Caribe.

En la cita intervendrán su homólogo de Honduras, Ricardo Maduro, la vicepresidente de El Salvador, Ana Vilma Albanez de Escobar, el primer ministro de St. Lucía, Kenny Anthony, y José Miguel Insulza, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA).

"Estamos buscando determinar qué es lo que necesitamos para que este vecindario realmente sea próspero, entendiendo la dificultad de ser países con recursos limitados, teniendo que enfrentar un mundo que cada día se vuelve más competitivo y una población que cada día enfrenta más pobreza", dijo a EFE Federico Sacasa, presidente y director ejecutivo de CCAA.

El Caribe y Centroamérica integran la llamada "tercera frontera de EEUU", después de Canadá y México.

Durante el evento, más de 700 participantes del sector privado y público, así como funcionarios de EEUU, analizarán los aspectos necesarios para acelerar el proceso de cambio que conduzca a la región a aumentar la productividad.

"La región está ubicada al costado del mercado más grande del mundo (EEUU), esa es nuestra ventaja competitiva. Ahora la pregunta es qué vamos a hacer para aprovechar eso", señaló el directivo.

Actualmente, el camino hacia la prosperidad de Centroamérica y el Caribe es pedregoso: están disminuyendo las fuentes tradicionales para crear puestos de trabajo, el ahorro interno, la ayuda de los gobiernos, la asistencia de los organismos multilaterales y los préstamos bancarios.

Sacasa aseguró que esas fuentes han sido sustituidas en cierta forma por las remesas de "la exportación más valiosa que hemos tenido: nuestra gente.

Esas remesas nos dan liquidez y estabilidad, pero no son suficientes para contrarrestar la necesidad de crear puestos de trabajo",

Las remesas a Latinoamérica superarán los 55.000 millones de dólares en 2005, lo que convierte a la región en el mayor mercado de remesas del mundo, según cifras del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Pero la cuenca del Caribe necesita atraer inversión para fortalecer su economía y poder competir y los factores que la mantienen alejada son mercados pequeños, poca capacitación de sus habitantes, la burocracia y la corrupción, de acuerdo con el directivo de CCAA.

"Si nosotros pudiéramos presentarnos al mundo con mercados más grandes, con marcos legales transparentes, con pueblos capacitados y normas armonizadas, atraeríamos esa inversión", declaró.

El tratado de libre comercio entre Centroamérica, República Dominicana y EEUU (CAFTA-DR por sus siglas en inglés) es un muy importante en ese proceso de modernización, de acuerdo con Sacasa, porque además de la relación con el mercado estadounidense, requiere que las naciones involucradas muestren "comportamientos que aceleran la reforma".

Estados Unidos, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Costa Rica firmaron el tratado el 28 de mayo de 2004 en la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Washington, el 5 de agosto se adhirió República Dominicana y la Cámara de Representantes del Congreso ratificó el acuerdo en julio de este año.

Sacasa informó de que "lo que estamos buscando es que el sector privado tome el liderazgo dándole la mano a la sociedad civil y juntos abogar ante el sector público para que se den los cambios de política para enfrentar esos aspectos".

En el encuentro de tres días, líderes de la región y expertos, también discutirán temas de vital importancia como la política energética, seguridad, desarrollo económico, telecomunicaciones, ambiente, la seguridad marítima y en otras áreas vistas como críticas para la facilitación del comercio y el fortalecimiento y bienestar de toda la región.

Por EEUU participan Tom Shannon, secretario de Estado adjunto para América Latina, Adolfo Franco, responsable para Latinoamérica y el Caribe de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo (USAID) y Regina Vargo, negociadora comercial jefe de EEUU para América Latina, entre otros funcionarios.