El caso de Judith Miller, una “vergüenza” para Estados Unidos

Por domingo 9 de octubre, 2005

Indianápolis (EEUU),(EFE).- Desde Abu Ghraib (Irak) hasta San Luis (Nueva Orleans) y especialmente el caso de la periodista Judith Miller, destacados representantes de los medios de comunicación estadounidenses han mostrado su preocupación por la libertad de prensa en Estados Unidos.

Tanto el editor Edward Seaton -antiguo presidente de la Sociedad de Editores de Periódicos de EEUU y responsable de la cadena Seaton Newspapers- como el antiguo presidente de AP, Tony Pederson, señalaron que el caso de Miller es una "vergüenza" para Estados Unidos.

Seaton y Pederson se expresaron de esta forma durante la presentación de informes nacionales sobre la libertad de prensa en el continente americano durante la LXI Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) que se inició el pasado viernes en Indianápolis y concluirá el martes.

A la reunión tenía que haber asistido Jill Abramson, editora gerente del periódico "The New York Times" pero Seaton reveló hoy durante la reunión en Indianápolis que la periodista no pudo atender el evento por encontrarse preparando un especial sobre el caso de Miller.

Seaton también indicó que Miller tiene que acudir a declara de nuevo ante el gran jurado que investiga la divulgación del nombre de una agente de la CIA -lo que probablemente se producirá el martes- y será después de esa fecha cuando "The New York Times" publicará el especial sobre el caso.

Miller fue encarcelada durante semanas por negarse a revelar las fuentes que le indicaron que la esposa de un diplomático estadounidense trabajaba como agente de la CIA, una revelación que puede ser considerado un delito y que está siendo investigado por un fiscal especial.

El editor de "The Manhattan Mercury" de Kansas señaló que "incluso el presidente (venezolano) Chávez se ha defendido a si mismo sobre su actitud hacia la prensa diciendo que al menos el no ha puesto a ningún periodista en prisión", en referencia al caso de la periodista de "The New York Times".

Tony Pederson señaló que el caso de Miller "es de una gran preocupación para todos nosotros" y repitió la idea de Seaton que el caso "es una gran vergüenza para Estados Unidos".

Pederson hizo hincapié en el hecho que "la administración Bush ha operado con más secretismo que ningún otro gobierno que yo he conocido" y aunque lo justificó en parte por la exigencia de luchar terrorismo tras el 11-S, también afirmó que "otras cosas, realmente no lo entiendo".

"Esta Casa Blanca ha clasificado más documentos que ningún otro gobierno que pueda recordar", insistió Pederson quien en el pasado ya ha expresado su preocupación por los efectos sobre la libertad de información en Estados Unidos de esta tendencia.

Milton Coleman, vice editor general de "The Washington Post"), mostró su apoyo a una ley escudo que proteja a los periodistas contra la forzada revelación de sus fuentes de información y señaló que además del caso de Miller hay otras acciones judiciales en marcha que están amenazando a libertad de prensa en el país.

La situación en Estados Unidos están preocupante que el presidente de la Comisión de Libertad de Expresión e Información del SIP, Gonzalo Marroquín señaló que "ya no se puede hablar de EEUU como un ejemplo de libertad de prensa".

"Creo que EEUU, hoy por hoy, es (al igual que los países de la región) un país con problemas en materia libertad de prensa" añadió. EFE