El CMD denuncia le retienen RD$77.7 millones de su ARS

Por admin viernes 28 de marzo, 2008

El Colegio Médico Dominicano (CMD) denunció este viernes que el gobierno le mantiene retenida la suma de RD$77,779,983.29 (Setenta y siete millones, 779 mil 983 pesos con 29 centavos) correspondiente a su Aseguradora de Riesgos de Salud (ARS-CMD).

De esa cantidad, RD$58,366,900.10 (Cincuenta y ocho millones, 366 mil 900 pesos con 10 centavos) están pendientes de desembolso a través de la secretaría de Salud Pública, y RD$19,413,083.19 (diecinueve millones, 413 mil 83 pesos con 19 centavos) están pendientes de pago en el Instituto Dominicano de Seguros Sociales (IDSS).

Estas partidas que no han sido pagadas a la ARS del CMD corresponden a cuotas ya descontadas a los bajos salarios de los miles de médicos al servicio de los hospitales de Salud Pública y el IDSS.

Para que ustedes tengan una idea de lo que estamos hablando, con esa retención estamos hablando de que se afectan a más de 39,000 médicos afiliados y sus respectivos familiares.

Estamos hablando de 11, 167 afiliados titulares; 9,731 adicionales; 16,959 directos y otros 25,990 con pagos directos o unipagos.

La Aseguradora de Riesgos del Colegio Médico Dominicano (ARS/CMD) es una institución con patrimonio propio acreditada con el número 000012002 por la Superintendencia de Salud y Riesgos Laborales para asumir y administrar el riesgo de los planes de salud, proveniente establecido por el Consejo Nacional de la Seguridad Social, de acuerdo a la ley 87-01 y sus normas complementarias.

Ante esta situación, que constituye una nueva acción muestra de desconsideración y maltrato hacia la clase médica del país, el Colegio Médico Dominicano llama públicamente la atención de las autoridades de Salud Pública y del Instituto Dominicano de Seguros Sociales para que dispongan la entrega de estos fondos, aportados por del salario de cada uno de los médicos del país.

Está claro, por demás, que la retensión de estos Setenta y siete millones, 779 mil 983 pesos con 29 centavos limitan de manera sustancial los programas de riesgos de salud de la clase médica, para lo que ha destinado parte su salario. Al igual que ellos, también se afectan a sus familiares directos e indirectos.