El croata Ivo Karlovic es la gran amenaza

Por miércoles 19 de octubre, 2005

Madrid, (EFE).- El croata Ivo Karlovic, el gigante del circuito ATP, el más alto de los que pululan por los torneos de tenis, con 2,08 metros, dejó bien claro sus credenciales en el Masters Series de Madrid al superar al británico Greg Rusedski en tres desempates y convertirse en el primer enemigo del estadounidense Andy Roddick.

En dos horas y 17 minutos de batalla, cerrando el duelo con su "ace" número 24, sacando cerca de 230 kilómetros por hora, Karlovic se ganó el derecho de medirse ahora con el jugador de Nebraska, segundo favorito en Madrid.

Su trabajo fue elogiado en extremo por el propio Rusedski. "Si se hubiera podido hacer un sorteo peor para esta semana, sería este. Karlovic de primer rival, la altitud de Madrid, la rapidez de la pista. Es probablemente el jugador más duro aquí esta semana", comentó el británico de origen canadiense.

"Hay que darle todo el crédito del mundo porque sirvió de forma fantástica y en todo el partido sólo falló tres voleas", añadió Rusedski. "Nadie le quiere como rival en el torneo. Me hubiera encantado cualquier otro de los de la previa o incluso Nadal, al menos me hubiera divertido".

Esta advertencia de Rusedski deberá tenerla en cuenta Roddick en su debut de mañana miércoles. El americano no juega un partido del ATP desde que perdió en primera ronda del Abierto de Estados Unidos con el belga Gilles Muller, aunque luego defendió con éxito a su país en la eliminatoria de Copa Davis contra Bélgica al vencer en sus dos partidos individuales a los hermanos Olivier y Christophe Rochus.

Situado en el puesto 86 del mundo esta semana, Karlovic ha llegado al cuadro final del torneo que se disputa en el Madrid Arena, saliendo de la fase previa. Forma con Ivan Ljubicic y Mario Ancic el formidable equipo que luchará contra Eslovaquia en Bratislava en la final de la Copa Davis a primeros de diciembre.

El gigante de Zagreb dio a conocer sus atributos al ataque cuando dejó en ridículo al australiano Lleyton Hewitt en la primera ronda de Wimbledon en 2003 en cuatro sets, temporada en el que el de Adelaida defendía ese título grande. Allí, además de presentarse en sociedad dejó claro que las conferencias de prensa le atemorizan en extremo, y que su tartamudez era tan elocuente como su eléctrico servicio.

Este año ha ganado un challenger en Surbiton (Inglaterra) y ha sido finalista en Queen's y cuartofinalista en Washington, pero las condiciones de Madrid se adaptan tan bien a su juego que puede acabar como le definió Rusedski: siendo un "destrozacuadros".

Contra Roddick se ha enfrentado en dos ocasiones, y en ambas triunfó el americano: Washington y Queen's este año. Madrid puede cambiar el signo. EFE.