El crudo cierra con nuevo precio récord de 67,49 dólares/barril

Por jueves 25 de agosto, 2005

Nueva York, (EFE).- El precio del crudo de Texas registró un leve alza en Nueva York y con ello marcó un nuevo récord de 67,49 dólares/barril al cierre, a pesar de que se prevé que la tormenta "Katrina" no afecte a la industria en el golfo de México.

Los contratos de Petróleo Intermedio de Texas (WTI) para octubre añadieron al finalizar la sesión 0,17 dólares al precio anterior y durante las operaciones electrónicas previas a la apertura del parqué tocó brevemente los 68,00 dólares el barril de 159 litros.

Los contratos de gasolina para septiembre también se revalorizaron con fuerza y presionaron al alza al precio del crudo.

En el mercado neoyorquino se percibió hoy una notable volatilidad y las oscilaciones al alza y la baja en el precio del petróleo fueron frecuentes, a medida que los operadores reajustaban posiciones.

Sin embargo, cuanto más se acercaba el final de la jornada, más se afianzaba la tendencia alcista en los precios, lo que era más notable aún en el caso de la gasolina.

Los contratos a futuro de este combustible finalizaron la jornada a 1,9637 dólares/galón, después de encarecerse cuatro centavos respecto del miércoles.

Los contratos de gasóleo de calefacción para entrega en septiembre finalizaron con un precio similar al del día anterior, a 1,8695 dólares el galón (3,78 litros).

Las previsiones de los meteorólogos de que "Katrina", transformada en un débil huracán, probablemente no avance hacia el oeste del golfo de México, donde se concentra la actividad de la industria petrolera, no calmó la inquietud del mercado.

Reflejo de ello es que los contratos de petróleo con su entrega prevista para noviembre, diciembre y enero cerraron hoy con un precio superior a 68 dólares/barril y los de febrero y marzo por encima de 69 dólares.

Apenas dos semanas antes de que concluya la época vacacional en EEUU, los contratos de gasolina han registrado un fuerte repunte en sus precios, debido a la elevada demanda y a la notable merma en reservas almacenadas en EEUU.

En las dos últimas semanas evaluadas por el Departamento de Energía, las existencias de este combustible han disminuido en 8,2 millones de barriles, con lo que el total almacenado quedada un siete por ciento por debajo del volumen de hace un año.

Por contraste, la demanda se ha mantenido muy por encima de la de hace un año, lo que ha agudizado el nerviosismo de los operadores ante cualquier riesgo real o percibido sobre el flujo regular de suministros.

Entre estos, la fuerte actividad de tormentas y huracanes que se prevé en el Atlántico durante los próximos tres meses, que podría comprometer la llegada de combustibles importados y reducir la producción doméstica de petróleo y gas natural.

En el golfo de México se consigue la tercera parte de la producción nacional de petróleo y alrededor de una cuarta parte de la de gas natural, lo que hace que esa región sea particularmente importante para la sensibilidad del mercado del petróleo. EFE