El crudo sube 3,3 por ciento y supera de nuevo 65 dólares/barril

Por viernes 19 de agosto, 2005

Nueva York, 19 ago (EFE).- El precio del crudo de Texas subió hoy un 3,3 por ciento y cerró la semana por encima de 65 dólares el barril, debido a la inquietud por la crisis política en Ecuador, que ha paralizado la producción y las exportaciones petroleras.

Al cierre de la sesión regular, los contratos de Petróleo Intermedio de Texas (WTI) para septiembre, que expiran el lunes, quedaron en un precio de 65,35 dólares(barril (159 litros), después de sumar 2,08 dólares al precio anterior.

Los contratos de gasolina para septiembre finalizaron a 1,9039 dólares por galón (3,78 litros), cuatro centavos más que el jueves.

El gasóleo de calefacción para ese mismo mes finalizó la semana a a 1,8228 dólares/galón, después de un alza de tres centavos.

Los temores por el perjuicio que una alteración de suministros causaría al mercado estadounidense, en momentos de elevada demanda, impulsaron de nuevo al alza el precio del petróleo WTI, después del retroceso de más de un 4 por ciento que registró el miércoles.

A los habituales temores por la situación en Arabia Saudí, Irán, Irak, Nigeria o Venezuela, todos ellos mayores productores de crudo y, a excepción de Irán, importantes abastecedores del mercado estadounidense, se unió ahora la crisis que atraviesa Ecuador.

El presidente de ese país, Alfredo Palacio, decreto el miércoles el estado de emergencia en las provincias petroleras de Orellana y Sucumbíos, a causa de las protestas de grupos civiles que reclaman mejores infraestructuras.

Palacio explicó el jueves que la producción estatal de petróleo había pasado de 201.000 barriles el sábado a cero y ordenó suspender las exportaciones.

A la pérdida de la producción petrolera controlada por el estado se suma la de 328.000 barriles de las empresas privadas, agregó el presidente durante un discurso a la nación.

La inestabilidad en ese país latinoamericano, uno de los mayores productores de crudo en el continente, inquieta en EEUU por ser uno de sus principales abastecedores de crudo y combustibles.

Los últimos datos de la Agencia de Información de Energía (EIA), la división analítica del Departamento de Energía, sitúan a Ecuador como el noveno exportador al mercado estadounidense en junio, con 288.000 barriles diarios de crudo.

En igual periodo del año anterior la exportación se situaba en 186.000 barriles.

El rampante consumo de gasolina y de otros combustibles en EEUU, con la consiguiente necesidad de materia prima que tienen las refinerías, hace que el mercado del petróleo sea muy sensible a cualquier interrupción imprevista de suministros.

Además, la escasa capacidad "ociosa" de producción de que dispone la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y otros independientes, aumenta el nerviosismo, por la dificultad que hay para que otros países compensen las pérdidas de producción.

A los temores sobre un corte en los suministros regulares se agregó también este viernes la inquietud por la amenaza terrorista en Oriente Medio, después de un ataque con cohetes al puerto de Aqaba, en Jordania, que al parecer tenía como objetivo un barco militar estadounidense.

Las tensiones geopolíticas, unido a las perspectivas de que la demanda será elevada en el último trimestre del año y también en 2006, ha llevado a los expertos a revisar al alza sus pronósticos sobre el precio del crudo a corto y largo plazo.

El banco de inversiones Goldman Sachs espera que en lo que queda de año el precio del crudo se sitúe en EEUU en una media de 67 dólares/barril, 13,50 dólares más de lo que preveía con anterioridad y para 2006, calcula que estará en una media de 68 dólares/barril.

Merril Lynch espera que en 2006 se sitúe en un precio medio de 56 dólares, seis dólares más que en anteriores estimaciones.

Los precios de venta al público de gasolina y diesel siguen mientras tanto con su escalada imparable y el último sondeo de la asociación automovilista AAA los situaba hoy de nuevo en valores récord, a 2,601 y 2,638 dólares/galón, respectivamente. EFE