El desafío del Sector Externo y los partidos políticos (1ra. Parte)

Por Carlos Luis Baron sábado 4 de febrero, 2012

“En estas elecciones, la de mayo de este año, ha tomado fuerza el uso del Sector Externo, y esta bien, como única vía o nueva modalidad de poder ganar las elecciones. La verdad es que ya es muy poco lo que aportan las alianzas; Hay un dicho que dice que la costumbre hace ley, y seria bueno blindar esta nueva modalidad de los riesgos de que solo sea una oportunidad mas para ganar”

Es un decir probado de que siempre el agua busca su nivel y por caída libre todo lo que sube baja, por lo menos en nuestro mundo. La sociedad como una realidad similar, en nada escapa a estas leyes, sin que esto signifique que sea lo mas conveniente. Es un asunto de sistemas, de tiempos, circunstancias y hasta coyunturales; y es porque en lo social no es lo mismo ni aceptable un reajuste que tienda a la permanencia de un esquema o modelo, digamos esclavista, si es visto desde una óptica o perspectiva de un modelo o Sistema Feudal, de igual manera de este con el actual o capitalista y el del socialismo.

Temas viejos como las estrategias, las tácticas, las alianzas, los pactos, …se pusieron de moda en el país en la décadas de los años 1970, 80 y 90. Se ponían mucho énfasis en la diferencias entre pactos y alianzas, por el cuido de las identidades de los proyectos. Lo del PLD con el PRSC en las elecciones del de 1996 nítidamente fue un pacto, no una alianza. Y ponemos esto como ejemplo para matizar la diferencia con lo que hoy es común hacer.

Las diferentes modalidades, “tácticas” o disfraces que asumen los diferentes partidos políticos en nuestros país no escapan a estas valoraciones o reflexiones. Y para nadie es un secreto el desprestigio de esas instituciones y sus liderazgos, solo hace falta observar las valoraciones documentadas por encuestas creíbles y de los mismos procesos electorales: En elecciones generales votan menos de la mitad de los que debieran y están habilitados, y en el caso particular interno de los mismos partidos, es usual legitimar sus direcciones hasta con votaciones menores al 5% de sus propias matriculas electorales. Nosotros pensamos que lo mas democrático debería ser, en esos casos, elegirlos al azar entre los mas del 95% que dejaran de votar en esos procesos. Pero sabemos que eso no sucede así, porque esa “ilegalidad” es un negocio legalizado para acomodar y justificar lo que ya no es sostenible.

Si las modalidades de “pactos o alianzas” electorales de los partidos políticos hubiesen sido utilizadas sin que ellas implicaran las perdidas de sus identidades – hay sus excepciones – las credibilidades de los partidos políticos de hoy en día fueran otras.

En estas elecciones, la de mayo de este año, ha tomado fuerza el uso del Sector Externo, y esta bien, como única vía o nueva modalidad de poder ganar las elecciones. La verdad es que ya es muy poco lo que aportan las alianzas; Hay un dicho que dice que la costumbre hace ley, y seria bueno blindar esta nueva modalidad de los riesgos de que solo sea una oportunidad mas para ganar.

Sin que nos hayamos dado cuenta y sin ser el Sector Externo una institución política legalizada como los partidos, en el subyace una propuesta de rechazo al mal ejercicio de la política por los partidos y sus dirigentes, el cual debería ser interpretado como una oportunidad a valorar y estudiar con seriedad.

¿De que manera puede ser utilizado ese sector para cambiar la forma de hacer política, la cual ha desacreditado nuestras clases políticas y sus partidos?. Debería ser una nueva oportunidad para volver hacer lo que hace mas de una década se descontinuó, por el abandono de las escuelas de formaciones políticas. Hacer lo que nadie se ha atrevido hacer después de la muerte Don Juan

Aquí se me terminó el tiempo y necesito irme a trabajar, en la próxima entrega hablaremos que es lo que hay que hacer para no cocinar con lo mismo, el clientelismo, los nuevos miembros y militantes que han de ingresar a nuestros partidos, en especial al PLD, procedentes del Sector Externo, luego de finalizado este proceso electoral.