El embajador Cesar Medina!

Por Carlos Luis Baron lunes 10 de diciembre, 2012

Conoci a Cesar Medina allá por el año de 1972 cuando comence a escribir articulos en el vespertino Ultima Hora por la buena voluntad de mi siempre recordado Gregorio Garcia Castro, era parte de un grupo selecto de jovenes periodistas que estaban bajo el mando de Virgilio Alca-ntara en aquellos muy dificles dias del gobierno de Joaquin Balaguer cuando ejercer el periodismo era punto menos que una osadia en medio de tiros, bombas, asesinatos en las noches y en el dia, y un largo ecetera que muchos no conocieron y por eso quizas abusan de esta democracia nuestra que dia a dia se hace fuerte, y algunos usan de forma irrespetuosa.

El periodista Medina, me consta, es un hombre servicial, amante de su familia, creyente en Dios y en sus amigos, buen dominicano, trabajador incasable con una solida posicion en lo economico y en lo social labrada con esfuerzo, trabajo y entrega en un medio donde los envidiosos se dan silvestre y donde mas de uno se cree con el derecho a insultar y degradar, a pedir sanciones o publicar mentiras como medio de poder salir aunque sea minimamente de su mediocridad, algunas veces heredadas, y otras mandadas a fabricar para antisociales y degenerados que creen que pueden ser oidos por un pueblo que los conoce.

Cesar Medina no necesita ni aqui ni fuera del cargo de Embajador, como no lo necesitan otros colegas, algunos salidos de la misma redaccion del vespertino Ultima Hora, han jugado su rol, estelar y serio en la vida nacional, han progresado, con esfuerzo y dedicacion, y son dominicanos que nos pueden representar bien en cualquier pais, y en cualquier terreno.

Creo que hizo muy bien el Presidente Medina, y el Canciller Morales Troncoso en pedirle a Cesar que siga en España como embajador, vienen tiempos de mucho trabajo en bien del pais, y creo que hizo biuen el periodista-Embajador cuando levanto su voz en defenza del gobierno que nos dimos los dominicanos, y en defenza del Ex-Presidente Fernandez, a quien en lo personal no debo ni favores ni agravios, pero ante todo debe primar la conciencia y la voluntad de hacer de este pàis un territorio libre de crapulas, sean de donde sean, por eso me uno a esa defensa y a esa posicion del Embajador Cesar Medina, para que algunos revienten.