El Metro y la OMSA

Por Carlos Luis Baron lunes 31 de diciembre, 2012

No estamos hablando de medidas de longitud ni de peso. Nos estamos refiriendo al sistema de transporte de la ciudad de Santo Domingo y a la gran acogida que le ha dado el pueblo dominicano, principalmente el capitaleño, a la segunda línea del Metro.

Muchos de los viajeros navideños que regresaban a la capital de la República desde el Cibao, pudieron tomar el Metro en la estación María Montez, evitando la pestilente y caótica “parada” de las voladoras del Kilómetro 9 de la autopista Duarte y llegar hasta los barrios de Villa Consuelo, Villas Agrícolas, Ensanche Luperón Etc. En pocos minutos.

Otros hasta hablaron inglés cuando expresaron que llegaron “En un santiamén” a la estación Mamá Tingó en Santo Domingo Norte haciendo el “Transfer” a la línea #1 en la estación Juan Pablo Duarte.

El gobierno se vistió de Santa Claus y les dio tremendo regalo a los dominicanos. La OMSA debería ataviarse con los atuendos de los Reyes Magos y si es necesario, hasta pedirle ayuda a la vieja Belén, para que el próximo año les traiga el presente que complementa el Metro, las líneas de buses alimentadoras.

No estamos pidiendo nada del otro mundo. Es algo que bien pudiera hacerse con los buses existentes. Es simplemente corregir un poco las rutas. Podrían comenzar con dos circuitos y dos corredores en el polígono central del Distrito Nacional.

El primer circuito, proponemos, estaría compuesto por las avenidas Luperón, Av. De los Próceres, Av. Abraham Lincoln y Autopista 30 de Mayo. El segundo circuito utilizaría avenidas José Núñez de Cáceres, Av. John F. Kennedy, A. Winston Churchill y Av. 30 de Mayo. Ambos circuitos usarían la Av. Independencia en vez de la 30 de mayo cuando el recorrido sea contrario a las manecillas del reloj.

El siguiente paso sería extender el corredor Kennedy desde Los Alcarrizos, en Santo Domingo Occidental hasta San Isidro en Santo Domingo Oriental, utilizando la Autopista Duarte, Av. John F. Kennedy, Padre Castellanos, Av. San Vicente de Paul y Carretera Mella. El Corredor 27 de Febrero comenzaría en el Residencial Alameda y terminaría en San Isidro utilizando las Av. 27 de Febrero, marginal de las Américas, Av. Del Hipódromo y Av. Coronel Rafael Tomás Fernández Domínguez.

Los circuitos tendrían buses transitando, unos en la dirección de las manecillas del reloj y los otros en dirección opuesta. Los corredores irían de este a oeste y viceversa.

Es algo sencillo, pero que le permitiría a cualquier ciudadano, llegar a la mayoría de los puntos del Gran Santo Domingo pagando un máximo de dos pasajes, haciendo transferencias de buses al Metro y del Metro a los buses.

Eventualmente, con la extensión de la línea número dos del metro, a estos circuitos y corredores se le irían añadiendo otras rutas preferiblemente perpendiculares y paralelas hasta tocar todos los puntos esenciales de la Provincia de Santo Domingo.

Para darle más agilidad al sistema, podríamos añadir buses expresos y súper expresos que cubrirían una mayor extensión en un menor tiempo.

Se imaginan ustedes un estudiante que pueda tomar un bus en Invidorex, frente al hipódromo V Centenario, hacer una transferencia al Metro en la Av. Máximo Gómez y llegar en un tris a la UASD por solo RD$ 40.00. Creemos que vale la pena el intento.