El Mito del Fraude de 1990

Por Carlos Luis Baron jueves 23 de febrero, 2012

Durante muchos años, ciertas personas que esperaban manejar al Partido de la Liberación Dominicana cuando llegase al Poder sostuvieron la idea de que las Elecciones de 1990 se perdieron por un fraude. La Verdad de lo que sucedió en esas elecciones está contenida en un Informe del Presidente Jimmy Carter que está disponible en Internet en todos los formatos.

Ese Informe dice que no constituyó un fraude el conjunto de irregularidades ocurridas en 1990, y que, por tanto, los alegatos que sostuvieron entonces algunos analistas políticos y comentaristas de televisión no demostraban el supuesto fraude.

En este año 2012 el Presidente Leonel Fernández condecoró al Presidente Jimmy Carter. En el Acto de condecoración, celebrado en el Palacio Nacional, el Presidente de la República elogió a Carter porque evitó la violencia en 1990.

Esas declaraciones del Presidente Fernández y el Frente Patriótico de 1996, con el Presidente Joaquín Balaguer y Juan Bosch juntos, deshacen el mito del fraude de 1990.

Justamente, el Informe Carter de 1990 incluye mi carta pública de 1990 en la que le dije a mi líder Juan Bosch que perdimos las elecciones porque no hicimos una alianza o Pacto Electoral Importante. Don Juan Bosch y yo nunca dejamos de ser amigos por esto. Siempre mantuvimos nuestros vínculos personales y políticos, porque entendió que le dije la Verdad en 1990.

Ahora bien, un Grupo de Personas Oportunistas tuvo entonces en 1990 secuestrado políticamente a Juan Bosch, hasta que fueron expulsados y él mismo, Juan Bosch, en persona se encargó luego de declararlos traidores a Partido de la Liberación Dominicana. Busquemos las colecciones de periódicos de 1992 que reseñan la crisis del PLD de entonces para verlo.

En esos días de la crisis electoral de 1990, alguién fue donde Don Juan Bosch con una nota de prensa para que autorizara su publicación. Bosch la leyó, la rompió y la botó en un cesto de papeles. El sujeto, asombrado, recibió otra sorpresa cuando Bosch lo despidió diciéndole: "Victor Grimaldi es mi amigo".

Quien sí fue declarado después de 1990 traidor al PLD por Juan Bosch mismo fue un personaje que ya NO ocupa cargos en el Gobierno y se dedica a acusar ahora de corrupto al peledeísmo después que disfrutó cargos públicos por once años.

Ese señor fue uno de los instigadores de la campaña que cierta loba tejida de rosas desarrolló en 1990 en mi contra y desde las páginas de la Revisa Rumbo sistemáticamente para que se cometiera una injusticia en mi contra.

La víctima de sus persecuciones he sido yo, pero la Verdad y la Justicia finalmente prevalecen ante los ojos de Dios y de los hombres.