El mito del subsidio del gas en el transporte

Por jueves 10 de abril, 2008

La infraestructura vial de la República Dominicana cuenta con más de 5,035 Kms. de carreteras, 14,172 Kms de caminos vecinales y posee un parque vehicular de alrededor de 1, 952,535 de diferentes tipos, sin aún tener una eficiente intercomunicación entre zonas. De esta totalidad de vehículos, solo 31,431 son de transporte público y 514,348 son privados.

De los 514,348 vehículos privados (vehiculo de lujo), entre un 42-46% utilizan GLP, es decir, alrededor de 237,000 vehículos y de 31431 vehículos públicos de un 3-5 % no utilizan GLP. Según informaciones diferentes. Si el gobierno dice que gasta 218 millones de pesos mensual como subsidio al GLP, que consumen los vehículos privados, aunque el Gobierno no dice ni puede decir con certeza como determinó dicho consumo privado, entonces este sector del transporte consume unos 12.56 millones de galones de GLP al mes, Y no lo 15.1 millones de GLP como señala el gobierno; eso es partiendo de que el gobierno subsidia por cada galón $17.35 pesos, según revela un informe de la Secretaría de Industria y Comercio y confirmado por el Secretariado técnico de la Presidencia.

Con relación al monto estimado( RD$ 760 millones/mes)por parte del gobierno, al subsidio del GLP, si realizamos un ejercicio simple partiendo de los datos del INFORME DE LA SEIC Y EL DISCURSO DEL PRESIDENTE en noviembre del 2007, que dice que el 48% de los 29 millones de galones de GLP al mes que utiliza el sector transporte, eso serian 13,920,000 millones de galones al mes que si lo multiplicamos por lo que aporta el gobierno($17.35), el subsidio total al mes del transporte es de 245 millones de pesos y el 52% de GLP en los hogares es equivalente a 15,080,000 millones de galones/mes que multiplicado por el precio aportado, es igual a RD$ 266 millones/mes; que en su totalidad el subsidio serian de RD$503 MILLONES/MES y no RD$760 millones/mes.

De esta manera, a través de la Ley de gastos públicos o mejor dicho el presupuesto de la nación(RD$300,000,000,000.00), se financiaría RD$6036 millones anual de subsidio irracional, en el sector transporte. Pero estamos hablando que el subsidio en dicho sector es de un 2% del presupuesto para este año 2008, de cual se dispendia libremente.

Para el año 2005, el gobierno gastaba RD$2000 MILLONES de su subsidio en el sector transporte, según informaciones oficiales, es decir, que en vez de ir focalizando el subsidio va en aumento.(Véase El Caribe, 3 de junio 2005).Pero según fuente elaborado por UAE/SIP con datos del SIGEH Y ONAPRES el subsidio fue de RD$4568 millones.

Los subsidios, su diseño, estructuración y posterior implementación, no fueron concebidos teóricamente, desde el punto de vista de la economía política, para luego convertirse en elementos integrantes de la política económica de gobierno con fines electoreros. Al contrario Se han mantenido para los problemas que padecen las masas populares por años: desempleo, subempleo, insalubridad, desnutrición, altos niveles de analfabetismo, creciente déficit de vivienda, alto costo de la vida, carestía y especulación, salarios de bajos, y de las tarifas de los servicios públicos básicos.

La idea de un subsidio al transporte, equivale a abrir un barril sin fondos, Los subsidios en este país siempre se han utilizado para resolver un problema político, por eso es que no le han puesto condiciones a los transportistas

Según los economistas, relacionados a los diferentes mecanismos de subsidio, dicen que el primer principio que debe cumplir un subsidio es el de la transitoriedad, es decir, que este subsidio debe existir hasta que la condición de origen permanezca o de lo contrario no hay razón para mantenerlo a menos que sea un interés particular.

Pero también señalan la focalización como el segundo principio, después de desaparecer la transitoriedad, que debe cumplir un subsidio, y es donde se identifican las personas más necesitadas que en realidad deben recibir el beneficio de esta transferencia. Y luego debe existir la eficiencia como tercer principio de un subsidio efectivo.

En cuanto al área de transporte, el subsidio parece ser una incongruencia, pues según las declaraciones del actual incumbente de la Secretaria de Industria y Comercio, el ESTADO dominicano está en la capacidad de mantener el subsidio focalizado sin corrupción y con transparencia (léase periódico HOY del 22/11/07), nosotros consideramos que en materia de subsidio, esto es un mito. Pues el ultimo principio básico de los requisitos para poder implementar un subsidio(efectivo y eficiente), es que dicho subsidio no arriesga la sostenibilidad o credibilidad del mismo, ya que están reduciendo la capacidad en transferencia y deudas del ESTADO ante de resolver los problemas de producción y generación de empleos. Y hablamos de incongruencia porque en el discurso del presidente Leonel Fernández dirigido al pueblo dominicano acerca del subsidio al gas licuado de petróleo (glp) – junio 14, 2005 dijo que: mantendrá un subsidio de 17.29 pesos al galón de gas licuado de petróleo (GLP) no solo en beneficio de las familias pobres sino de todos los hogares y del transporte público.(Véase El Caribe Miércoles 15 de junio del 2005).

Aunque reconoció que la Ley No.112-00 , sobre Hidrocarburos, no otorga un subsidio directo o compensación a la compra de gas licuado de petróleo (GLP) para el transporte, a fin de proteger el presupuesto de los dueños de los sindicatos choferiles. Pero también hay incongruencia cuando en el decreto 1068-04 dice que el monto del subsidio al Gas Licuado de Petróleo GLP, sobrepasa la suma de los RD$800,000.000.00 de pesos mensuales y hoy dice que son 760 millones de pesos al mes.

En el ámbito del transporte vehicular, se entiende que los vehículos que utilizan GLP como combustible son una alternativa más limpia que causan menos daño al medio ambiente, pero hay la necesidad de controlar los niveles de emisiones contaminantes, dio incentivos a los vehículos que funcionan con combustibles alternativos.

Los impactos que ha causado el uso del GLP en el transporte han sido los siguientes: 1) El repentino incremento del uso de estos vehículos a GLP creó escasez en el abastecimiento de GLP y originó protesta de las familias dominicanas. Y 2) Se aumentó el riesgo de incendios en las vías públicas, ya que la mayoría de los vehículos utilizan el mismo tanque o recipiente de gas para cocinar en los vehículos, y eso es inapropiado e inseguro.

Ante tanta improvisación, y ausencia de planeamiento estratégico, de parte del gobierno , urge presentar propuestas que tengan como objetivo central resolver los problemas más apremiantes del país. Resulta perentorio y de necesidad nacional presentar propuestas para la utilización del GAS LICUADO DE PETROLEO que cambiaría el perverso subsidio, en el transporte, basado en el petróleo y sus derivados, recurso escaso, no renovable, que cada día tenemos que importar en cantidades crecientes. Como quedó demostrado en el discurso del presidente cuando señalaba un consumo de 29,000,000 millones de galones de GLP mensualmente.

Antes de pensar en el subsidio del gas propano utilizado en el transporte hay varias alternativas: Una es aumentar el precio, por ritmo acelerado al que va subiendo el combustible. Y la otra alternativa era, focalizar el subsidio del gas, en los hogares. Ese costo del subsidio del gas, de 760 millones de pesos mensuales es inaudito. Creemos que las políticas públicas, deben estar dirigidas a la mayoría de la gente, pero con esta medida ha ganado la clase empresarial o dueños de las calles.

La dependencia del transporte es tal que, creemos que si el Estado Dominicano no liquida los subsidios, el personal que trabaja en el sector estatal quedaría sin cobrar sus sueldos y, además, es muy posible que directamente pueda colapsar el sistema, ya que las cifras son elocuentes.

La dinámica del sector energía dominicano plantea la necesidad de priorizar acciones que eviten el dispendio de los recursos económicos del país, ante los desafíos de un desarrollo de la economía nuestra. Pues la política del gobierno central se ha caracterizado por subsidiar los combustibles y en especial el del gas licuado de petróleo GLP estimulando el mal uso y promoviendo demandas irreales.

Independientemente de lo bueno o malo que sea considerado el subsidio, en el sector transporte la necesidad de focalizarlo se hace perentoria ya que, el jugoso negocio de los subsidios al transporte es un negocio rentable, y el problema radica en la falta de visión empresarial de los que dirigen el sector. Pues eso equivale a un barril sin fondos, ya que conllevaría a aplicar una reforma fiscal así como van las cosas. Pues no resuelven el problema de fondo.

En tal sentido, la intervención estatal se ha limitado al establecimiento de subsidios ante las amenazas de los dueños del transporte en el país, y a nuestro entender no enfrenta el real problema para el desarrollo de un mercado para el gas, y sesga su uso en función de una incierta demanda para la generación eléctrica, asegurándole una rentabilidad a través de un Fondo de Garantía para el transporte.

Vemos que pocas son las certezas que brinda el gobierno en materia de transporte. Esto lo demuestra, sin dudas, el hecho de que está dispuesto a poner el dinero que sea necesario para mantener la tarifa y los costos congelados, eludiendo asegurar el futuro del transporte de manera consciente, y no basado en una de las tareas de la políticas fiscal que es la de administrar y gastar eficientemente los recursos, de forma tal que el dinero que el estado toma de los ciudadanos regrese a nosotros mediante obras y servicios de calidad que beneficien a todos y preferentemente a los que menos tienen.