El mural de la sala de audiencias del Tribunal Constitucional

Por Carlos Luis Baron lunes 6 de febrero, 2012

Los abogados que conocemos el mural tras el estrado de la sala de audiencias de la Sala Segunda de la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Distrito Nacional y el mural tras el estrado de la sala de audiencias donde funcionaba anteriormente la Suprema Corte de Justicia y donde hoy funciona la Cámara Civil y Comercial de la Corte de Apelación del Distrito Nacional podemos apreciar el sentido de grandiosidad y magestuosidad que caracterizó a quienes estuvieron vinculados a la construcción y a la ornamentación del Palacio de Justicia en que actualmente funcionan la Corte de Apelación del Distrito Nacional y las cinco Salas de la Cámara Civil y Comercial del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Nacional.

Dicho sentido de grandiosidad y magestuosidad se manifiesta en dichos murales que aparecen como respectivo fondo de dichas respectivas dos salas de audiencias.

Ambos murales son de relieve, es decir, las imágenes brotan de la superficie de la pared y por encima de dicha superficie.

Igualmente hay un tercer mural, el cual, a diferencia de aquellos dos, es de pintura y está colocado en el medio de la pared frente a las escaleras de dicho edificio que conducen a la segunda planta del mismo y en ocasión de subir dichas escaleras.

Los tres son murales de Vela Zanetti.

Sería ideal, y esto es una humilde sugerencia de éste humilde servidor, que los Honorables Magistrados del Honorable Tribunal Constitucional de la República Dominicana tengan en cuenta hacer colocar como fondo detrás del estrado de la sala de audiencias de dicho Honorable Tribunal Constitucional un mural parecido (no estoy hablando de copiar alguno de aquellos) en la forma, en cuanto a alegoría, a uno de esos simbólicos murales gigantescos para que el contenido de dicho mural refleje el sentido de grandiosidad que corresponde a la categoría de la institución que es el Honorable Tribunal Constitucional; naturalmente, a diferencia de aquellos otros murales, el contenido o fondo de dicho mural del TC deberá corresponderse con lo que significan la Constitución y el Principio de Supremacía de la Constitución y con lo que significa la hazaña portentosa de haber dotado al Estado dominicano de una institución de esa categoría como lo es el Tribunal Constitucional.

Este humilde servidor propone (naturalmente los Honorables Magistrados del TC son los que decidirán) que en dicho mural, entre otras cosas, se inserten: a) una imagen que transmita la idea de alguien o, lo que es lo mismo, de una figura genérica (como las que existen en aquellos dos murales) que vela por la defensa de la Constitución y de su contenido (sobre eso primero tendrían que ponerse de acuerdo dichos distinguidos Magistrados para pulir la idea al respecto; y luego ello habría que hablarlo con el o los artistas que al respecto contrate el TC para tal fin); b) la literalidad de la redacción que tiene el Principio de Supremacía de la Constitución desde el 26 de Enero del 2010 (“Artículo 6.- Supremacía de la Constitución. Todas las personas y los órganos que ejercen potestades públicas están sujetos a la Constitución, norma suprema y fundamento del ordenamiento jurídico del Estado. Son nulos de pleno derecho toda ley, decreto, resolución, reglamento o acto contrarios a esta Constitución.“); y c) cualquier otro aspecto o cualesquiera otros aspectos que dichos distinguidos Magistrados estimen igualmente de lugar o pertinentes incorporar.

Hay que tener pendiente que habría que hacer una selección adecuada del tipo de letra o de letras a ser usada para dicho mural.

Ese aspecto del o de los tipos de letras a seleccionar habría, igualmente, que consultarlo y tratarlo con algunos artistas maestros consustanciados con la idea de lo que se quiere con dicho mural.

De toda forma para que el o los artistas a ejecutar dicha obra tengan una idea concreta de cómo son los referidos murales de Vela Zanetti es importante que haga o hagan un traslado al Palacio de Justicia en que actualmente funcionan la Corte de Apelación del Distrito Nacional y las cinco Salas de la Cámara Civil y Comercial del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Nacional para que los vea o los vean directamente in situ o sur le champ.

El objetivo de dicho mural sería no solo transmitir las ideas referidas, sino también que, precisamente por dichos simbolismos y dichas ideas plasmados con gran belleza artística, el ingreso a dicha sala de audiencias inspire respeto, solemnidad y magestuosidad, que se palpe lo regio de dicha sala de audiencias, que se sienta que se ha entrado a la cúspide institucional del Estado y centro del Universo Jurídico dominicanos; que sea un mural regio condigno a la naturaleza y categoría referidas del Tribunal Constitucional de la República Dominicana.

Ojalá las presentes humildes sugerencias puedan contribuir a tal propósito.