El nuevo presidente electo sabe esperar, y decidir también; ¡lo demostró ya!

Por Carlos Luis Baron viernes 6 de julio, 2012

Cuando uno repara con atención sobre algunas ejecutorias gubernamentales y congresuales que se han venido llevando a cabo durante el actual período de transición que discurre, y que han sido reseñadas a nivel de la prensa local, a cualquiera le asalta la duda, respecto a los supuestos planes de tropiezos que se alega, puedan estar siendo urdidos, de cara al cambio de autoridades que se habrá de verificar el próximo 16 de agosto.

Y es que, estos no son tiempos para estar tomándose determinadas decisiones, cuyos efectos puedan resultar extensibles más allá de concluida la presente gestión de gobierno, como esa misma de la aprobación de un Presupuesto complementario, para terminar el presente año 2012, sometido por el Poder Ejecutivo, que incluye una serie de gastos de consideración para algunos proyectos. Tampoco, el inicio de nuevas obras estatales de infraestructura, que habrán de demandar el uso de recursos financieros significativos en lo adelante.

Además, aquellas relativas a la rescisión de algunos contratos suscritos por el Estado, de que se ha estado hablando a nivel público en estos días. De igual forma, los mismos conversatorios con el FMI, en procura de un nuevo acuerdo enduedatorio e injerencista para la República, a menos que no hayan sido autorizados previamente por el Lic. Danilo Medina, con el concurso de sus asesores directos.

Este debería ser un espacio de tiempo, para organizar plenamente un adecuado cambio de mando; de rendir cuentas, no al nuevo mandatario entrante, y su eventual equipo acompañante, sino a la población misma, a través de detallados informes que se hagan de público conocimiento, en los que se incluyan las tomas físicas de los inventarios correspondientes, a los fines de descargo, en términos de la posesión temporal de los bienes estatales, cuyo disfrute o vigencia de uso ya finaliza, a todos los funcionarios salientes.

No es que nada se deje de hacer, en términos de las ejecutorias corrientes que son de la competencia de los poderes del Estado nuestro; sino, que no se debe abarcar más allá, para evitar las malas interpretaciones, como ya andan aquí los comentarios de boca en boca, alegándose profundas diferencias grupales.

Lo más lógico sería esperar que lleguen las nuevas autoridades, para que sean éstas las que decidan por dónde comenzar a enrumbar la barca, a partir de lo que en realidad se encuentre. De todos es bien sabido en adición, que entre nosotros la continuidad de Estado poco se estila, tras los cambios de mando. ¡Cada cual viene con propia agenda!; y Danilo, no será la excepción.

La gran suerte es que, el nuevo presidente electo dispone de dos herramientas que son fundamentales en el accionar humano, en muchos de sus contextos, la paciencia, y el silencio preparador para lo que pueda venir, las embestidas posibles.

Es por ello que, se torna más que previsible, que el Lic. Danilo Medina, habrá de esperar con su estilo acostumbrado, hasta asumir la primera magistratura del Estado nuestro, para ver qué es lo que hay, como se dice.

Luego, ponderar y evaluar con su gabinete acompañante, compuesto de seguro por los más fieles a la causa, sin advenedizos y demagogos arribistas, todas y cada una de las decisiones y ejecutorias verificadas durante el período de transición básicamente, para luego comenzar a dirigir los destinos nacionales a su manera.

“Corregir lo que está mal”; “continuar lo que está bien”; y, “hacer lo que nunca se hizo”, que fueron sus slogans prometedores de campaña, en los que mucha gente cifró marcadas esperanzas.

Claro, tendrá que comenzar por promover los controles y castigos que se imponen, con relación al destructivo flagelo de la corrupción administrativa estatal que nos gastamos los dominicanos, cuando logramos enganchar en un puesto de la administración pública. El hueso será muy duro de roer, evidentemente; pero, constituiría una gran evidencia persuasiva de lo que sería el resto de gestión gubernamental.

¡Esperemos entonces!

www.RFCaminemos.WorldPress.com