“El oro negro que mueve al mundo”

Por Carlos Luis Baron jueves 3 de mayo, 2012

No hay nada tan generosa en todo el universo, desde su génesis, como la tierra. En su vientre, se origina el fruto anhelado de todo el planeta.

“El petróleo” (combustible), que puso en marcha al mundo contemporáneo: cuya materia prima genera una importancia estratégica para toda actividad-incluso la militar-.

El oro negro…es todo un imán que atrae capitales desde cualquier litoral, se dice que es la riqueza mas monopolizada en todo el sistema capitalista.

A finales del siglo ante pasado, (1870) surge una de las dos grandes corporaciones más poderosas de la industria petrolera, en los estados unidos -Shell & Esso Standard oíl-.Ambas con incidencias (tanto en lo político como en lo económico, dentro y fuera de los estados unidos).

Los precios son manejados por estas megas corporaciones a escala mundial, con el propósito primordial, de reducir los impuestos a pagar e incrementar las ganancias a cobrar.

Estados unidos “en ambos extremos “por un lado pasan a ser lideres productores y por el otro lado-principales importadores de petróleo de todo el globo-.

Con el petróleo suele darse el fenómeno con relación a las” leyes del mercado”, que por más que los precios se derrumben, se incrementa la demanda mundial, en la medida que se multiplican las fabricas de automóviles y las generadoras de energías. La otra paradoja: que la tendencia a la baja, el mismo sube en todas partes…el precio de los combustibles que pagamos los consumidores.

El petróleo, a través de la historia no solamente ha ocasionado golpes de estado; también ha creado distorsiones sociales en América Latina y sobre todo en los países mas sucumbidos por los niveles de pobreza que exhiben.

La hegemonía de estas grandes multinacionales: han incidido siempre-en los yacimientos de explotación en Latino América-tal como es el caso de Venezuela, uno de los países latinoamericanos más ricos del planeta, llegando a ser el mayor exportador de petróleo, desde la década del 1970, aunque ya no en la misma proporción, pero si mantiene aun, una presencia importante en los mercados de consumo.