El Papa advierte contra idolatría de una religiosidad “desviada”

Por miércoles 5 de octubre, 2005

Ciudad del Vaticano, (EFE).- Benedicto XVI advirtió hoy contra la idolatría de "una religiosidad desviada y engañosa", al tiempo que invitó a los católicos a rehuir las tentaciones de "la riqueza, el poder y el éxito".

El Pontífice pronunció este mensaje en la tradicional audiencia general de los miércoles, en la que reflexionó sobre "la verdadera y falsa religión" e instó a buscar la fe genuina en el Señor.

Ante cerca de 50.000 personas que abarrotaban la Plaza de San Pedro del Vaticano, el Papa recordó que la verdadera religión es aquella que se basa en un Dios vivo y su amor es el que guía a los fieles, al contrario que en la idolatría.

"Un ídolo es sólo obra de las manos del hombre: tiene apariencia humana pero no tiene vida", subrayó.

Benedicto XVI alertó contra la tentación del hombre de "alcanzar la salvación con la obra de sus manos, mediante la riqueza, el poder, el éxito", y aseguró que quienes adoran estas "realidades inertes" se convierten en su interior en algo parecido a ellas.

"Son como los ídolos que adoran, incapaces de oír y ver", advirtió.

En ese sentido, exhortó a "redescubrir a Dios en la vida" y subrayó que, a diferencia de los ídolos, "no es una realidad inmóvil y ausente", sino una realidad "viva que guía a sus fieles, se mueve con piedad hacia ellos, los sostiene con su fuerza y su amor".

Al término de la catequesis, el Papa realizó los habituales saludos en diferentes idiomas, entre ellos el polaco, lengua en la que recordó con afecto a su predecesor Juan Pablo II.

"Todo su magisterio y el testimonio de su vida siguen siendo para nosotros importantes y actuales. Confío a vuestras plegarias del rosario la causa de su beatificación", indicó a los peregrinos polacos.

También dedicó un saludo a los peregrinos de lengua española, a los que invitó "a rechazar la seducción de los ídolos y a seguir con gozo al Dios de la vida". EFE