El Papa pide que se piense sin miedo en el misterio de la muerte

Por martes 1 de noviembre, 2005

Ciudad del Vaticano, (EFE).- Benedicto XVI pidió que el Día de Todos los Santos, que se celebra hoy, y el de Difuntos sea una ocasión para pensar "sin miedo en el misterio de la muerte". En el tradicional rezo del Angelus, ante varios miles de personas en la plaza de San Pedro, indicó que la tradicional visita a la tumba "de nuestros difuntos" tiene que servir "para pensar sin miedo en el misterio de la muerte y cultivar la incesante vigilancia que nos prepara para afrontarlo con serenidad".

Joseph Ratzinger explicó que la solemnidad de Todos los Santos "nos hace conocer la alegría de formar parte de la gran familia de los amigos de Dios, o, como escribe San Pablo, participar en la suerte de los santos en la luz".

Además, señaló que "la comunión de los santos", que se profesa en el Credo, "es una realidad que se construye aquí abajo, pero que se manifestará plenamente cuando nosotros veamos a Dios, así como El es".

Benedicto XVI indicó que "uniéndome espiritualmente a todos los que van a los cementerios para rezar por sus difuntos, yo también, mañana por la tarde me recogeré en oración en las Grutas Vaticanas junto a las tumbas de los papas" y que tendrá "un recuerdo especial por el amado papa Juan Pablo II".

El Papa saludó "con afecto" a los peregrinos de lengua española y dijo que, en la solemnidad de Todos los Santos, "la Iglesia nos invita a seguir una vez más a proseguir por el camino de la santidad, siguiendo el ejemplo de aquellos que nos han precedido y que, fieles a la llamada del Señor, practicaron las bienaventuranzas, amando a todos como Dios nos ama".