El peligro del robot gobernante a que alude Fidel

Por Carlos Luis Baron viernes 3 de febrero, 2012

El Nuevo Diario Digital de la República Dominicana reproduce un cable internacional de la Agencia EFE con fecha nueve (9) de Enero del dos mil doce (2012) titulado “Fidel Castro cree que Estados Unidos estaría mejor gobernado por un robot“ en el que se dice lo siguiente:

“La Habana, 9 ene (EFE).- El expresidente cubano Fidel Castro cree que Estados Unidos estaría mejor gobernado por un robot, según escribe en la última de sus "Reflexiones" publicada hoy en medios locales. En un breve artículo titulado "El mejor presidente para Estados Unidos", Fidel Castro aprovecha para criticar al actual mandatario estadounidense Barack Obama "para quien, en su búsqueda desesperada de la reelección, los sueños de Luther King distan a más años luz que la Tierra del planeta habitable más cercano". A su juicio, peor aún son los aspirantes republicanos o los líderes del movimiento "Tea Party" porque cualquiera de ellos "carga más armas nucleares en sus espaldas que ideas de paz en su cabeza".

El expresidente cubano hace esas consideraciones a partir de una noticia científica sobre la creación de un "nanocable" que permitiría desarrollar la primera "computadora cuántica".

"¿No es acaso obvio que lo peor de todo es la ausencia en la Casa Blanca de un robot capaz de gobernar Estados Unidos e impedir una guerra que ponga fin a la vida de nuestra especie?", escribe Fidel Castro.

Así, se muestra convencido de que el 90 por ciento de los estadounidenses "especialmente los hispanos, los negros, y el creciente número de la clase media, empobrecidos, votaría por el robot".

El publicado hoy es el segundo artículo de Fidel Castro en menos de una semana tras casi dos meses de silencio.

El líder de la revolución cubana, de 85 años, se apartó del poder en 2006 por una grave enfermedad y delegó en su hermano Raúl, quien asumió definitivamente la presidencia de la isla en 2008. “

Como la población cubana vive sumergida en el terror y parece ser que no hay un Coronel (allá una vez hubo una `Revolución de los Sargentos` por lo que es posible que el término adecuado en el uso linguístico cubano sea otro) que se quiera casar con la gloria Fidel Castro se ha puesto la batola de “filósofo“, “comentarista“, “analista“ y “gurú“ después que, haciendo un ejercicio de execrable cooptación, le traspasó el poder a su heredero hermano Raul Castro, y desde entonces lanza (ya nos tiene acostumbrados) desde su caróntico Gramma sus enfoques distorsionados y aberrantes de la realidad no sólo cubana, sino también mundial.

Ya con motivo del tema de ese artículo del batoludo barburdo que da a conocer ese cable internacional de EFE me pregunto: ¿ese robot al que él alude sería de los que fabrican las industrias de los EE.UU. y Japón o de los que fabrica la cárcel insular que él construyó (“El Hombre Nuevo“)?

Parece ser que el Alzheimer que padece éste personaje es grande y profundo, pues él olvida que el mundo no ha olvidado que gracias a sus pedimentos a los soviéticos éstos se embarcaron en la construcción de un sistema de rampas de lanzamiento de misiles nucleares en la Perla de las Antillas.

Este es el sujeto del que Kruschev (según lo narra el hijo de éste) exclamó con los ojos deshorbitados: “Es un loco lo que tenemos como aliado en La Habana“ cuando a través de una epístola Fidel le pidió que hiciera un ataque nuclear preventivo contra los Estados Unidos en ocasión de la Crisis de los Misiles.

Lo que sucede es que Castro fabricó tantos robots (entiéndase personas que no le ven sentido a vivir) que para él salir con esas ligerezas y nada es lo mismo.

De seguro que si Estados Unidos hubiera estado gobernado por un robot, Fidel y su igualmente despótico hermano, el Generalísimo Raul (ya es un General de cinco estrellas, igual que Chiang Kai Shek, Trujillo y Franco), hubieran tratado de buscar la forma electrónica de meterse en la mente artificial de ese robot para también controlar a ese robot del mismo modo que controlan la mente de millones de cubanos castrados no solo de genitales, sino también de una mente lúcida gracias al accionar alienante y coactivo de “La Revolución“ sobre su Psiquis. De esa forma su barbudo imperio tiránico insular tropical se hubiera extendido también al territorio de los Estados Unidos de América (los EE.UU. o USA) ya que al controlar al robot este controlaría a la población estadounidense y ese robot pasaría a la Historia no solo por ser un robot gobernante, sino también por ser un robot “revolucionario“, esto es, un robot leninista. A partir de ahí el robot, para mantenerse en el Poder, no necesitaría del sistema democrático del que se valió para llegar al poder (dentro de la narrativa surrealista fidelista) y entonces el robot (con sus amos castristas como reales mandantes) no sufriría (no solo por no ser de carne y hueso) las contrariedades que sufrió Fidel y que hoy sufre Chávez en la construcción de un Estado-Cárcel.

A través de ese robot leninista los verdugos hermanos Castro fabricarían en territorio estadounidense más robots (entiéndase más personas que no le ven sentido a vivir) y como ese robot sería el gobernante del “imperio“ que tiene loco a Chávez (tan loco está que en Miraflores éste sólo ve, escucha, come y vomita la palabra “imperio“) entonces ese robot les permitiría seguir expandiendo en el resto del mundo la desfasada forma de gobierno leninista del Castrismo propio del Museo de los Despotismos que ha conocido la humanidad.