El periplo de los lamentos pepehachistas

Por Carlos Luis Baron miércoles 13 de junio, 2012

Si la agonía es la lucha por no morir, eso es lo que están haciendo ellos, los pepehachistas; pero no pretenden “morir” con dignidad, sino de modo perverso. A su tumba política quieren arrastrar la estabilidad y la paz social que con tantos esfuerzos y sacrificios ha logrado el pueblo. ¡Vaya una ausencia de menos de una onza de patriotismo en esas mentes indolentes y dañinas que aunque volvieron a engañar a muchos, no pudieron hacerlo con la mayoría de los ciudadanos dominicanos que dieron el triunfo en la primera vuelta del Lic. Danilo Medina y la Dra. Margarita Cedeño de Fernández!

Esos perdedores rebeldes que han llevado su partido al fracaso como consecuencia de las constantes rebatiñas que el egoísmo y las zancadillas provocan, y que los mantiene fraccionados, hoy esgrimen una actitud desafiante y decidida a mantener su desconocimiento a los resultados electorales del pasado 20 de mayo, al tiempo de estar maquinando algunas aventuras que les permita dar al traste con la transmisión de mando del próximo 16 de agosto. Ello lo vemos en las constantes provocaciones e incitaciones a la desobediencia civil y en sus pretensiones de llevar al enfrentarmiento a Leonel y Danilo.

Un plan pepehachista de desestabilizar el país está montado. Este martes, por ejemplo, en su primer comentario del día por la emisora radial Z101, Álvaro Arvelo se destapó con su estrategia alarmista alegando que el avión en que Hipólito Mejía iba para Miami, próximo a despegar tuvieron que devolverlo a su puerta de salida porque “no tenía una gota de gasolina…” Daniel García Álchivar, de la misma claque, expresó que eso de la gasolina era un pretexto ya que acababa de recibir una llamada en la que le informaron que el incidente fue la colocación de una bomba en el avión… (¡!)

Nayíb Chaede, del mismo coro, aportó sobre la especie de igual modo insinuante de alguna implicación del gobierno y/o de la facción perredeísta opuesta al PPH. Más, cuando Rosendo Tavares trató de aclarar que en tales caso de “bombas” suelen desmontar los pasajeros para una inspección minuciosa, Álvaro le salió al paso, con su modo intimidante, reclamándole querer desmontar y restar importancia a su comentario, haciendo que su colega de la radio, a quien sindicó de “peledeísta”, tuviera que truncar su observación sin que se notara algún ánimo de defender la validez de su opinión en el caso.

Del asunto, se hizo eco el portal de la Z101 citando el comentario de “Alvarito” con algunos arreglos. Cuando indagamos sobre la especie, nos enteramos de que el avión pertenece a la línea aérea American Airlines y que de lo que se trató fue que el pasado día lunes 11 en horas de la mañana, cuando iniciaba su carreteo con destino a la pista de despegue hacia Miami, los controladores aéreos, previniendo cualquier imprevisto en el aire, dado que se encontraba a bordo un ex presidente de la República, se instruyó a la tripulación para que regresaran a completar un llenado de combustible a la nave.

Sobre el viaje de Mejía, se había informado que iría a Montreal, Canadá, con escala en Miami, para participar como orador en El Foro Económico Internacional Las Américas, y a otros países. Sin embargo, una carta enviada por él al Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), de fecha 29 de mayo, da pie para inferir que ese “periplo” pretende reforzar la negativa en reconocer su derrota. Debido a que los insinuantes llamados a la desobediencia civil no le han funcionado, ahora pretenden, con este “periplo de los lamentos” un propósito que sólo puede tener cabida en esas mentes atípicas.

Luego de “una de cal”, con la supuesta humillación y desconsideración a Hipólito Mejía al devolver su avión, y el chantaje de que “así no se puede pretender mantener la paz social…”, ”Alvarito”, quien suele justificar su lengua con el padecimiento de un cáncer, también tiró “otra de arena” para guardar las apariencias. Ésta, se trató de una supuesta “defensa” al Lic. Danilo Medina ante las ”presiones injustas” que estaría recibiendo por parte de personas que le están exigiendo el 4% para la educación desde el mismo momento de su llegada al Palacio. ¡Qué alegato más ingenuo de ese autoproclamado genio!

De manera que persistamos en no ser indiferentes a los términos de la carta de Hipólito a la OEA de fecha 29 de mayo, y démosle seguimiento a su “periplo de los lamentos”. Escuchemos las claques pepehachistas en la Z101 y cualquier otro medios que igualmente se crea “gobierno”. Proponemos la activación de un estado de transición gubernamental en que las autoridades competentes se avoquen a garantizar la paz social advirtiendo el peso de la ley para los que osen desacatarlas, e igual suerte para quienes utilicen los medios de comunicación para tales fines incitadores y sediciosos.