El PLD de Euclides!

Por Euclides Euclides lunes 3 de diciembre, 2012

Muchos aspiran a que se les responda o se les ponga caso a todo lo que dicen o escriben en este país nuestro donde todos nos conocemos, y donde debemos aprender a vivir con aquellos que faltos de cosas mejores que hacer se han pasado, y se pasan la vida, rumiando el éxito ajeno, insultando sin razón y sin derecho, y cuestionando con techo de vidrio. El líder del PLD enseño a buena parte de sus discípulos a guardar silencio ante los ataques despiadados y desconsiderados que buscan vitrina, para la exhibición de sus mediocridades o bocinas para lanzar al viento sus defecaciones cerebrales, y limitarse a trabajar, a ser autentico, a no necesitar prensa para trillar el camino del trabajo y de la entrega, sin renunciar a lo que se ha sido, y sin claudicar a lo que se sigue siendo, por eso Euclides Gutiérrez es el blanco de algunos que mal informa dos quieren denotarlo, sentenciarlo y silenciarlo, cuando sale a la palestra, harto de oír y ver caras llenas de odio de seguir soportando tantos inventos y tantas mentiras, y entonces esos deslenguados y esos cuestionadores emprenden contra un hombre autentico, Trujillista como la mayoría , pero revolucionario y entregado a las mejores causas del país pasada la tiranía , trabajador del derecho por cincuenta años, filosofo de lo que sabe y de lo que cree, amigo de sus amigos, sin reservas y con amor peledeista y trabajador por el gobierno y por el partido del que es dirigente quien firma los cheques desde su fundación , algo que no le gusta a algunos que chantajean partidos y por lo que le ha venido la mitad de los problemas y de los insultos.

Pero como Danilo y como Leonel, y como una gran mayoría de los hombres y mujeres del PLD, Euclides tiene las virtudes y los defectos que nos hacen ser dominicano, pero la grandeza y el valor de mandar al carajo a los que se creen amos de la verdad, puros de nacimiento y desconocidos para un país donde todos nos conocemos, lo bueno es que la parte sana y buena del país, desde el Presidente de la República hasta sus amigos de siempre conocen a Euclides, como conocen a Leonel.