El PLD irrespeta una vez más a Hipólito Mejía

Por Carlos Luis Baron miércoles 7 de marzo, 2012

La cúpula dirigencial del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) irrespeta una vez a Hipólito Mejía cuando lo acusa descaradamente de supuestamente haberse enriquecido ilícitamente con los recursos del Estado.

Esa es una respuesta infeliz sin base de sustentación, ya que aquí todos nos conocemos y sabemos que el ex mandatario es un respetuoso de los recursos del Estado, contrario a lo que han demostrado los funcionarios, todos, del PLD.

Todo el mundo sabe en este país que Hipólito Mejía ha sido un prospero y exitoso empresario agrícola toda su vida, lo que le ha permitido acumular su riqueza, contrario a los dirigentes del PLD que ostentan hoy riquezas.

El decir que Hipólito Mejía se han enriquecido ilícitamente para rebatir la contundente respuesta que diera, con datos en las manos al discurso “politiquero” pronunciado por el presidente Leonel Fernández el pasado 27 de febrero, no es más que un irrespeto al ex mandatario y candidato presidencial perredeísta.

Y al que menos le luce decir esa barrabasada es a Reynaldo Pared, aunque lo haya hecho en su condición de secretario general del partido oficial porque ha sido de los que se ha beneficiado del llamado barrilito, que no es que un robo de los recursos del Estado disfrazado con viso de legalidad.

Lamentablemente el gobierno de Leonel Fernández ha sido etiquetado, no por Hipólito Mejía, sino por organismos de prestigios internacionales, como uno de los más corruptos de América Latina y el Caribe.

Todo el mundo sabe que los funcionarios del PLD a quienes el rumor público acusa de haberse enriquecido con los recursos del Estado llegaron al gobierno en chancletas y hoy viven como “príncipes” a costa del hambre y la miseria del pueblo.

No señores del PLD ustedes no tienen calidad moral para acusar a Hipólito Mejía de haberse enriquecido ilícitamente con los recursos del Estado porque eso no es verdad. Busque otro argumento válido para responderle, pero no ese.

Aquí todos nos conocemos y sabemos que el candidato presidencial perredeísta Hipólito Mejía se ha caracterizado por ser un hombre serio, pulcro, austero y respetuoso de los recursos del estado, lo que le ha permitido ganar la confianza de la mayoría de los electores dominicanos.

Esas cualidades de transparencia, honestidad y respeto por los recursos del Estado del candidato presidencial perredeísta y no otra cosa, es lo que le permitirá retomar el poder de mano del pueblo en las elecciones programadas para el 20 de mayo próximo.

Todos los indicadores dicen que Hipólito Mejía se encamina a pasos firmes hacia el Palacio Nacional y una muestra de ello lo constituye la desesperación imperante en el sector oficial con la publicación de encuestas pagadas, tratando de revertir la percepción de la gente.

Y es que el pueblo no soporta más las diabluras que ha hecho con los recursos del Estado el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), cuya cúpula dirigencial de acuerdo al rumor público, se ha enriquecido de la noche a la mañana.

El robo y saqueo al erario público ha sido el norte de los peledeístas durante los últimos siete años de gobiernos y les importa un comino lo que dicen o puedan decir organismos internacionales sobre la República Dominicana, de que alegadamente ocupa un lugar cimero entre los países más corruptos.

Los recursos del Estado son sagrados

Los recursos del estado son sagrados y deben ser administrados con honradez y pulcrito, algo en que han fallado los gobiernos del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), por lo que el pueblo le pasará factura el próximo 20 de mayo votando en contra de sus aspiraciones de perpetuarse en el poder.

Pero lo grande del caso es que el candidato oficialista Danilo Medina ha sido de los primeros que han salido a defender la corrupción del gobierno al acusar a Hipólito Mejía de corrupto, tema este que no había querido tocar.

En lo que si hay que estar claro y es que el país no puede seguir así, que mientras un grupito, muy reducido por cierto se ha hecho rico de la noche a la mañana amasando volúmenes excesivos de dinero proveniente del erario público las grandes mayorías tiene que vivir con grandes limitaciones.

No es posibles, que millares de niños, hombres y mujeres se tengan que acostar en este país sin comer, mientras otros, muy pocos por cierto exhiben burlonamente su bienestar económico logrado a base del robo de los recursos del estado.

Esto no debe continuar, porque a la corta o a la larga traerá serios problemas al país porque cuando un pueblo se revela la cosa es grande y nadie, absolutamente nadie quiere que en este país se arma la de no te menee.

Así es, que señores peledeístas apiádense del pueblo, no utilicen los recursos del estado para tratar de tronchar sus aspiraciones de reivindicar a Hipólito Mejía dándole una segunda oportunidad para que haga un gobierno para todos con él bien lo ha dicho.

Y recuerden que los deshonestos y corruptos no pasarán por más esfuerzos y derroche de dinero que hagan en la compra de periodistas bocinas para que sigan mintiendo al pueblo del supuesto bienestar que se vive en el país.