El PLD y una victoria trascendental

Por Carlos Luis Baron martes 5 de junio, 2012

Nueva vez, el partido de la Liberación Dominicana y sus aliados concretizan una importante victoria electoral, la importancia de esta victoria tiene diferentes tipos de lectura, en uno y en otro sentido, vamos a pasar y hacer un detalle y evaluación de cada una de esas lecturas, para poder entrar en materia, en el caso que nos ocupa, ¿Qué significa esta victoria para el P.L.D.?

Haber podido demostrar, al menos en esta coyuntura que el partido está en capacidad de unificarse, alrededor de un objetivo común.

En el plano de las estrategias, la dirigencia peledeísta, demuestra a qué nivel puede hacer alta política maniobrando de manera avezada con el P.R.D., para dificultar el hecho de que pudieran unificarse al tiempo que estructuraban, una poderosa alianza, con el frente progresista y el sector externo.

Haber podido presentar al electorado una oferta dinámica y objetiva totalmente compenetrada con las necesidades fundamentales de nuestra sociedad en la actualidad, a través de una campaña novedosa y bien llevada.

En el plano internacional concitar el apoyo de Brasil en la persona del ex presidente Lula da Silva y la presidenta Dilma Rousseff además del presidente Hugo Chávez de Venezuela.

Tener la oportunidad de continuar haciendo un trabajo desarrollista en aspectos fundamentales, basándose en el clima de la estabilidad que ha logrado mantener el gobierno, aun en medio de una acentuada crisis mundial.

¿Qué deben corregir?

Deben empoderar urgentemente a la dirigencia media (presidentes comités de base) en los diferentes barrios, para que puedan actuar como verdaderos representantes del partido a nivel de base ya que estos dirigentes ( que lo son únicamente de nombre, o cuando se les necesita) son los que están en contacto permanente con las masas, con el pueblo llano y con la base del partido, son los que conocen las necesidades reales del pueblo, pero no tienen absolutamente ningún medio a su alcance, para resolver los más acuciantes problemas de la población.

Estos humildes compañeros son la cara del partido frente al pueblo, pero al no ser tomados en cuenta y generalmente tener que estarse escondiendo de los propios miembros de sus comités de base, al no poder resolverle nada, buscándolos solo cuando el partido los necesita en tareas orgánicas o en actividades de masa, situación que tiene a la dirigencia media en los barrios y de frente a la base del partido, en todo el país, pasando vergüenza. Es posible que al margen del desgaste natural que se produce cuando una organización gobierna por varios periodos. También el escaso desempeño que tienen los dirigentes medios (presidente de B.C.), frente a las bases y a la población en general, y en cierto modo su profundo disgusto, sean las causas de que el nivel de votantes (como partido) del P.L.D., haya ido disminuyendo en los últimos procesos.

Otra de esas lecturas

¿Qué significa esta derrota para el P.R.D.?

Entre otras cosas que mientras sigan apegados a la cultura del enfrentamiento, el desacuerdo y la división les va a ser harto difícil acceder al poder, sobre todo en un país que en materia de obras y logros, no tiene ningún recuerdo agradable del P.R.D. Independientemente del impresionante voto duro que todavía conservan, pero no es cuestión de dureza del voto, sino de fortaleza en la unidad, eso es lo que al P.R.D. le cuesta trabajo lograr, Peña Gómez, conocedor de la naturaleza e idiosincrasia de este partido, produjo una expresión que para el P.R.D., se convirtió en apocalíptica, dijo “Solo el P.R.D. destruye al P.R.D.) esa expresión parece lapidaria para un partido que hace de la pugna y el desacuerdo, su principal herramienta de trabajo. Los perredeístas de alguna manera siempre introducen detrás de sus muros un caballo de Troya, que finalmente los aniquila, definitivamente, no se entienden y hablando lenguas diferentes nunca van a poder levantar una Torre de Babel, lo que es lo mismo que decir con la mala fama que han generado a los ojos del pueblo y con su probada capacidad de dividirse y andar cada uno por su lado, es muy difícil, por no decir imposible que el P.R.D. vuelva a ser opción real de poder en este país.

El P.R.D. asistió quizás sin saberlo a un evento político crucial para ellos, ¿Crucial por qué?, el P.R.D, es un partido que ha demostrado que no puede reciclarse, es decir, no puede hacerse nuevo ni renovado, cada cierto tiempo o después de cada proceso, porque luego de concluido se desata un vendaval interno, que deja a esta entidad en peores condiciones que como estaba antes, un ejemplo claro y concluyente de lo que señalamos lo constituye la forma como ellos mismos visualizan sus proyectos a lo interno, ejemplo: cuando Miguel Vargas fue candidato, personificó tanto su proyecto que en lugar de promover los símbolos y valores del P.R.D. toda su campaña giraba alrededor de un lema “MVP” ese fue su partido y su proyecto, como el de Hipólito Mejía es el P.P.H. es decir que ellos utilizan las estructuras de esa entidad política decadente, pero no creen en ella, como plataforma para hacer su trabajo personal y para ponerle la tapa al pomo “ahí está el ejemplo del propio Peña Gómez cuando crea el Bloque Institucional Social demócrata “BIS”.

El P.R.D. podría estar acercándose cada vez más a su desaparición definitiva, este recién concluido evento electoral, a pesar de su voto duro, puesto de manifiesto, los deja muy mal parados en términos de coherencia interna y definición, ahora, como después de cada proceso, se va a producir otra lucha interna, para ver quien saca a quien de la dirección del partido y se queda con el control de ese fósil. ¿Hasta qué punto y hasta cuándo podrán seguirlo utilizando? Sería muy interesante conocer esta respuesta, pero solo el tiempo, por venir, en su momento, nos lo dará. Lo que sí está claro es que las dificultades para que el P.R.D. pueda accesar nueva vez al poder lo van a acompañar permanentemente, ya sea por su arcaísmo progresivo y su incapacidad de poner los intereses del partido, el país y el bien común por encima de sus intereses particulares, ya sea por la falta de formación política de sus miembros y por su ausencia de principios programáticos, todo parece indicar que ese proyecto hace tiempo que colapsó tal y como dijera Juan Bosch, “Cumplió su misión histórica” por esa razón siguen vigentes ahí, figuras del periodo jurasico, no hay liderazgo joven ni proyectos del partido de cara al presente al futuro ni a la modernidad, que pueda ser presentado como una opción novedosa al país.

El P.L.D. en cambio, ha demostrado que si es capaz de reciclarse, con figuras jóvenes y refrescantes, tiene una plataforma socio-política que en gran medida se ajusta a los nuevos tiempos, ¡pero que no se equivoque! Porque la partidocracia, podría desaparecer en este país como ocurrió en Venezuela si el pueblo pierde la confianza en los partidos del sistema, esos 60 mil votos que alcanzo Guillermo Moreno, podrían significar una alerta temprana, de lo que podría suceder aquí con un liderazgo emergente, en caso de que la población pierda la fe en los partidos tradicionales, de toda forma apoyemos la iniciativa y la buena voluntad de Danilo Medina y trabajemos con él por un nuevo proyecto de sociedad más justa y progresista para todos.