El PRD y la desconfianza del electorado

Por Carlos Luis Baron domingo 18 de marzo, 2012

El Partido Revolucionario Dominicano y su candidato, el ing. Hipólito Mejía han hecho de la corrupción la pieza central de su compaña, con ataques directos, o usando a tercera personas, para presentar al Partido de la Liberación Dominicana, a su candidato presidencial y vice presidencial, y sobre todo a su Líder, el Dr. Leonel Fernández Reina, como los representantes del gobierno más corrupto que haya tenido la República Dominicana.

La bandera de la corrupción es una que desde mi punto vista, resulta un tanto difícil enarbolarla al Partido Revolucionario Dominicano, dado los numerosos casos de corrupción que se han dado en los tres gobiernos que dicho partido ha presidido en las últimas décadas. Siendo el más relevante de todos, el que envolvió al fenecido ex presidente Salvador Jorge Blanco, quien fue condenado a 20 años de cárcel, y al pago de 100 millones de pesos, por malversación de fondos públicos.

El Dr. Salvador Jorge Blanco fue condenado y luego perdonado por el actual candidato presidencial del PRD, el Ing. Hipólito Mejía, quien consideró para otorgar dicho perdón, que el caso contra su compañero de partido fue un caso de persecución política. Algo que está abierto a discusión.

En política, el discurso y la acción deben ir tomados de la mano, pues cuando uno no se corresponde con el otro, se pone en entredicho, la seriedad del mensajero.

De nada sirve denunciar la corrupción, si no existe la intención de enfrentarla.

Y si vemos las acciones del candidato del PRD, el Ing. Hipólito Mejía nos damos cuenta que existe un total divorcio entre su discurso y sus acciones, en lo referente al tema de la corrupción. Solo hay que ver las alianzas que el candidato del PRD ha concretado con dirigentes políticos, incluyendo algunos ex miembros del partido gobernante, para entender que el tema de la corrupción no es asumido con seriedad por el candidato del Partido Revolucionario Dominicano, sino como un argumento electorero para sacar ventajas políticas.

Cómo puede el Ing. Hipólito Mejía hablar de corrupción, cuando se hace rodear de una persona como Luis Inchauti, a quien él mismo sometió a la justicia, por lo que el llamó entonces, el caso más grande de corrupción que el país había conocido, como lo fue el caso del (PEME)?.

Cómo puede el candidato del PRD hablar de corrupción cuando acepta con regocijo el apoyo del Ing. Héctor Rodríguez Pimentel, cuando la dirigencia perredeísta ha señalado al ex-funcionario del gobierno del PLD, como uno de los funcionarios más corruptos de este gobierno?.

Cómo podemos creer en el discurso anti corrupción de Hipólito Mejía, si éste y sus seguidores han cabildeado por mucho tiempo el apoyo de Amable Aristy Castro, al cual han denunciado por años, por su supuesto manejo corrupto al frente de la Liga Municipal Dominicana? O es que para el Ing. Hipólito Mejía los corruptos solo son corruptos cuando no lo apoyan a él? El Partido Revolucionario Dominicano tiene el derecho de realizar alianzas con quienes ellos consideren le pueden aportar votos a su candidato, como lo hace el partido de gobierno.

Pero lo que no puede el PRD, es mantener un discurso completamente divorciado de sus acciones, si espera tener un pizca de credibilidad con los votantes que han de decidir estas elecciones el 20 de Mayo próximo.

Quizás la caída estrepitosa de los números del candidato del PRD, son una consecuencia directa de esta disociación entre el mensaje y sus acciones, sumado a la falta de propuestas para solucionar los males que el mismo candidato denuncia a diario en los medios de comunicación del país. Deben de entender los asesores de la campaña del Ing. Hipólito Mejía, que aunque nuestro pueblo tenga deseos de cambios en el rumbo que lleva el país, no es menos cierto que este mismo pueblo quiere un cambio que no sea traumático, y sobre todo, uno que no nos haga retrpceder a tiempos ya superados.

Mientras más se acerque el día de las elecciones, mucho más crecerá la ansiedad de nuestro pueblo, ante la posibilidad de que el PRD vuelva al poder de manos del Ing. Hipólito Mejía y quienes le acompañaron en su primer gobierno.

No somos dado a las apuestas, pero tenemos la firme convicción de que si a 2 meses de las elecciones, el candidato del PRD no ha podido sacar una ventaja sobre el candidato del PLD, el Lic. Danilo Medina, como lo atestiguan las últimas encuestas publicadas en el país, salvo un acontecimiento de magnitudes muy grandes, las posibilidades de un triunfo del Ing. Hipólito Mejía el 20 de Mayo, son poco más que inexistentes.

No porque el pueblo no tenga deseos de un cambio, sino porque el cambio que ofrece el PRD, es un cambio que produce inquietud a muchos dominicanos.