El PT expulsa a ex tesorero Delubio Soares, acusado de corrupción

Por sábado 22 de octubre, 2005

Sao Paulo, 22 oct (EFE).- El Partido de los Trabajadores (PT), en el poder en Brasil, expulsó hoy de sus filas a su ex tesorero Delubio Soares, tres meses después de admitir que cometió varios ilícitos durante su gestión. Soares, de 50 años, había renunciado al cargo en el PT en julio pasado, acosado por denuncias de corrupción en su contra, y su expulsión fue decidida por el Directorio Nacional de esa fuerza en una reunión realizada hoy en Sao Paulo.

La expulsión de Soares había sido recomendada por un informe de la Comisión de Etica del PT, aprobado por el Directorio Nacional.

En la votación, 37 miembros de la máxima instancia partidaria votaron por la purga, mientras que 16 recomendaron una suspensión de tres años, y tres se abstuvieron.

El pasado 16 de julio, once días después de su renuncia, el ex tesorero confesó que había montado una contabilidad paralela en el PT para recaudar recursos con los cuales financió las campañas electorales de 2002 y 2004, pero eximió a otros dirigentes partidarios de cualquier responsabilidad.

Soares, que hasta hace unos meses transitaba libremente por los pasillos del poder en Brasilia, es acusado además de ser uno de los responsables de la red de sobornos con la que el PT supuestamente pagaba todos los meses a congresistas de partidos aliados para que se mantuviesen fieles al Gobierno en las votaciones del Legislativo.

En ese ilícito, Soares contaba con la ayuda del publicista Marcos Valerio Fernandes, señalado por las comisiones legislativas que investigan el caso como el operador de la red de corrupción, conocida como "mensalao".

Pese a que las denuncias de corrupción derribaron hace varios meses a la anterior cúpula del PT, Soares es el primer miembro de la antigua dirección que es sancionado internamente por los ilícitos.

En septiembre pasado, la Dirección Nacional del PT intentó expulsarle de sus filas, pero el ex tesorero consiguió en la justicia común un fallo de primera instancia que bloqueó el proceso, con el argumento de que no se le había permitido defenderse.