El resurgir de Hipólito Mejía

Por Carlos Luis Baron domingo 27 de mayo, 2012

En la actividad política partidaria, el sembrar confusión trae sus dividendos; en el Partido Revolucionario Dominicano, el sector que encabeza el Ex presidente Hipólito Mejía lleva mucho tiempo vendiendo la idea del “mágico renacer del líder”; para ello se han tramado más de una movida táctico-publicitaria, entre las que figuró con mucho éxito al principio, el cambio de imagen del hombre y su nuevo apodo de Papá, tratando así de esconder al “guapo” que tanto daño le hacía y de hecho le hizo al final del proceso electoral.

En los meses finales del 2008, en un escrito que titulamos “Hipólito en la calle y en el medio” afirmamos que si a él le interesaba la candidatura a la presidencia por su partido, la tendría sin mucho esfuerzo, sustentando que tenía el grupo más amplio y avezado de la organización; lo que no dijimos, porque todo lo que se piensa no se dice, fue que suponíamos que sería ayudado por sus adversarios fuera del PRD para que ganara esa candidatura; porque en el caso de sus adversarios, todo buen general escoge el flanco más vulnerable para golpear al enemigo, así como el terreno donde lo desbastará.

El presidente del PRD, Miguel Vargas Maldonado, después de la debacle de Mejía en mayo del 2004, tomo un partido que se encogió 10 puntos porcentuales más luego de su salida del gobierno en agosto del 2004, y de un 23% lo recuperó hasta llevarlo a un 42%; compitiendo en las elecciones del 2008 con el presidente Fernández colmado de prestigio por la reciente recuperación económica que se había operado en el país en el período 2004-2008; en las elecciones municipales y congresuales del 2010, bajo la dirección de Maldonado, el PRD aunque no ganó una sola senaduría por la dispersión del voto blanco, al menos obtuvo muchos municipios y una honrosa representación en la Cámara Baja, lo que traería como resultado que en estas elecciones que acaban de pasar ese partido ocupara la primera casilla de la boleta.

Entonces pensando con coherencia, ¿Cuál fue el aporte de Hipólito Mejía sobre el 42% del PRD de Vargas del 2008? Solo algo más de un 4% con todo y los aliados; ese tal resurgimiento solo existe en las mentes calenturientas de unos cuantos dirigentes que rodean al Ex presidente; y algo más, lo de encabezar la oposición está por verse, porque lo primero que tiene que averiguar Mejía es si la oposición, que no es solamente el PRD-PPH, quiere un interlocutor como él.

No negamos que a lo interno del PRD, el grupo de Hipólito haya recuperado una gran parte del terreno perdido a finales del 2004, cuando doña Milagros Ortiz llamaba a su partido a pedir perdón al país por los desafueros que acababa de cometer en el gobierno, pero el ascendente que quiere el PPH hacer creer que tiene su líder sobre la sociedad dominicana no es tal, es solo un espejismo; haría muy bien Hipólito Mejía si permitiera que el PRD se recuperara de su reciente derrota, y se avocara a una renovación de sus entidades de dirección.

Si la razón no es capaz de iluminar las mentes más encumbradas de ese partido, esperemos con paciencia y preparémonos para contemplar el feo espectáculo de la noche de los cuchillos largos.