El Salvador sigue bajo emergencia por erupción volcán y lluvias

Por lunes 3 de octubre, 2005

San Salvador, (EFE).- El Salvador sigue en estado de alerta por la amenaza de nuevas erupciones del volcán de Santa Ana y las persistentes lluvias provocadas en todo el país por efectos de la tormenta "Stan", que han causado al menos 15 muertos por derrumbes.

El Gobierno decretó hoy alerta roja por las lluvias, que han originado numerosos derrumbes sobre viviendas, derribado árboles y postes y obligado al cierre de varias carreteras.

El ministro de Gobernación, René Figueroa, informó hoy en una rueda de prensa que las lluvias causaron derrumbes que soterraron viviendas en el municipio de San Marcos, situado a cinco kilómetros al sur de San Salvador, donde murió una pareja y sus tres hijos menores de edad.

Otras diez personas murieron en similares circunstancias en Ateos y El Chaparral, en el central departamento de La Libertad.

"Las lluvias cubren todo el país en este momento, el oleaje se ha incrementado en la zona costera (Pacífico), los vientos en la costa alcanzan los 50 kilómetros por hora y el promedio de caída de lluvia en las últimas 24 horas se estima en cien milímetros, por lo tanto estamos decretando alerta roja en todo el territorio", dijo Figueroa.

"Nos encontramos los salvadoreños en una situación poco común, que históricamente no se había presentado, estamos enfrentando dos fenómenos de la naturaleza de gran envergadura, uno la alerta roja en la zona del cráter del volcán de Santa Ana y la alerta roja por las lluvias".

Informó de que se han registrado desbordamientos en los ríos Jiboa, Grande de San Miguel, Viejo, Talnique y Bajo Lempa, en distintos puntos del país, mientras que en numerosos municipios de los departamentos de San Miguel, Usulután, La Paz, San Vicente, Ahuachapán, Sonsonate y San Salvador se han producido inundaciones.

Figueroa dijo que por la amenaza de nuevas erupciones en el volcán de Santa Ana, situado a unos 50 kilómetros de San Salvador, entre los occidentales departamentos de Santa Ana y Sonsonate, se han evacuado ya a 6.905 personas, que han sido llevados a albergues.

Señaló que si bien en las últimas horas "no hay reportes de expulsión de ceniza y mucho menos lava" en el volcán de Santa Ana, se mantiene la alerta roja en 4.000 metros a la redonda del cráter.

El sábado el volcán lanzó grandes cantidades de ceniza, gases y fragmentos de roca que causaron pánico en los habitantes de la zona, calculados en más de 10.000.

El vulcanólogo Carlos Pullinger, del Servicio Nacional de Estudios Territoriales (SNET) del ministerio del Medio Ambiente, informó hoy de que desde las 20.00 hora local del domingo (02.00 GMT de hoy) hasta la pasada madrugada se registraron fuertes vibraciones en el volcán.

Explicó que la vibración "más enérgica ocurrió a la medianoche, aunque de menor magnitud que la erupción del sábado, más o menos de una tercera o cuarta parte de la energía de ésta" y que en la actualidad la situación se ha calmado.

Pullinger dijo que "esto hace pensar que si es una actividad eruptiva es de baja magnitud que ha afectado la parte alta del volcán, los reportes de retumbos como sonidos de avión coinciden con estas zonas de vibración".

Una técnica del SNET informó de que la condición lluviosa se mantendrá en el país al menos durante las próximas 48 horas, principalmente en la zona central y occidental, con aumento considerable de los oleajes en la costa (Pacífico), por lo que pidió precaución a los pescadores artesanales.

Figueroa informó de que durante la noche del domingo y la pasada madrugada fueron evacuadas a más de una docena de albergues cerca de 2.000 personas en distintos lugares del país, las cuales se suman a 700 que ya habían sido trasladadas horas antes a otros lugares.

Indicó que de ser necesario serán habilitadas como albergues las instalaciones del Palacio de los Deportes y de la Feria Internacional en San Salvador para personas que sean evacuadas de las áreas de alto riesgo. EFE