El saque de González y su derecha destierran a un Nadal lesionado

Por miércoles 24 de enero, 2007

Melburne (Australia), 24 ene (EFE).- La dureza del servicio y derecha del chileno Fernando González desterraron al español Rafael Nadal, que jugó lesionado, en los cuartos de final del Abierto de Australia, donde el de Santiago se impuso por un contundente 6-2, 6-4 y 6-3 en dos horas y cinco minutos.

"Salí a la pista lesionado en el glúteo y el isquiotibial izquierdo, y apenas podía correr", dijo Nadal tras el partido, al comentar que se hizo daño en el duelo de octavos contra el escocés Andy Murray.

Esas dos lesiones impidieron al español rendir al máximo en su duelo contra González. "Me levanté cojo", dijo Nadal y salté al partido porque eran los cuartos de un Grand Slam".

González sumó la tercera victoria sobre el español en cuatro encuentros, y alcanzó las semifinales de Melburne por primera vez. Allí se enfrentará con el alemán Tommy Haas (12) que superó un punto de partido y al final doblegó al ruso Nikolay Davydenko (3), 6-3, 2-6, 1-6, 6-1 y 7-5.

En la otra semifinal se medirán el suizo Roger Federer (1) y el estadounidense Andy Roddick (6).

El encuentro comenzó una hora después de lo previsto debido a la larga duración del duelo anterior entre Haas y Davydenko, y a que hubo que desalojar la pista y limpiar los graderíos.

La hinchada chilena, célebre siempre en Melburne, no fue muy numerosa pero se hizo notar lo suficiente, con seguidores con pelucas pintadas con los colores de la bandera animando a su jugador, con el conocido cántico "Chi, Chi, Chile".

El partido discurría por esos cauces hasta que un espectador molestó a González cuando se disponía a hacer un segundo servicio, con el grito de "doble falta" en inglés. El juez de silla brasileño Carlos Bernardes solicitó luego respeto para los dos contendientes.

Sin posibilidad de correr al máximo, Nadal fue un jugador sin chispa, casi desconocido, durante buena parte del partido. Lento, y con demasiados problemas con una derecha que le fallaba sin cesar, el de Manacor entró en una desesperación continua que le hizo gritar dos veces "puta", aunque tuvo suerte porque el juez no se dio cuenta.

González estuvo demoledor con su servicio, con el que consiguió 10 "aces" pero con el que siempre hizo mucho daño. Además neutralizó los tres puntos de ruptura que dispuso Nadal en todo el partido. Ese acierto al saque y una devastadora derecha con la que produjo 41 golpes ganadores se combinaron para destrozar el juego del español.

Mientras uno, el chileno tenía un esquema perfectamente definido, el otro, Nadal, sufría para encontrarlo. Demasiado nervioso, el de Manacor no logró su primer 'ace' hasta el quinto juego del tercer set, cuando minutos antes había solicitado la presencia del fisioterapeuta del torneo Paul Ness por sus problemas musculares.

En el vestuario le aplicaron una crema caliente, pero el doctor apenas pudo darle masaje. "Me dolía y le tuve que decir que parase", señaló Nadal.

El revés cortado de González, uno de los golpes que más ha mejorado desde que fichó al estadounidense Larry Stefanki como entrenador, también sirvió para ir minando la moral de Nadal que no encontraba el resquicio para centrarse como le sucedió en octavos contra el escocés Andy Murray.

El chileno no bajó la guardia en ningún momento y no permitió entrar en el partido al campeón de Roland Garros, que no perdía un encuentro de Grand Slam en tres sets desde que Andy Roddick le eliminó en la segunda ronda del Abierto de Estados Unidos en 2004.

Mientras en el banquillo español la preocupación era notoria, la sonrisa imperaba en el de González, donde su novia, la argentina Gisela Dulko, no cesaba de animarle.

Nadal salvó un punto de partido pero entregó el pase a las semifinales con un fallo de derecha. González levantó los brazos y explotó de alegría.

Con la eliminación de Nadal se acaba este año la participación española en los cuadros individuales del Abierto de Australia, un torneo maldito para ellos, pues es el único grande que falta por conquistar.

González se convirtió en el primer chileno que alcanza las semifinales de un Grand Slam después de Marcelo Ríos, finalista en Melburne en 1998 y que perdió en la lucha por el título ante el checo Petr Korda.

La progresión de González en este torneo ha sido evidente. El año pasado, cuando partía como noveno favorito, cayó en la primera ronda ante el estadounidense Alex Bogomolov, y ahora sueña con lograr la final. EFE.