El senador Espaillat, el Congreso y las comunidades

Por Carlos Luis Baron domingo 10 de junio, 2012

NUEVA YORK.- Aunque en los Estados Unidos los derechos de la minoría son protegidos por la ley, no obstante un alto porcentaje de la población está excluida de los controles y equilibrios definidos por la Constitución, contrario a lo que establece el sistema federalista estadounidense. Esta situación es producto de la ineptitud e indiferencia de legisladores, despojados de las demandas sociales de los tiempos, que las comunidades están decididas a cambiar eligiendo candidatos como el senador Adriano Espaillat, en las elecciones del próximo día 26.

Espaillat, portador de un sólido historial de servicios, aferrado a los conceptos y valiosos atributos políticos de la nación norteamericana y de la comunidad representada, primero en calidad de asambleísta y ahora senador representante de ambas funciones legislativas pertenecientes a los distritos estatales 10 y 31, donde reside la mayoría de los dominicanos en el estado de Nueva York.

Obedeciendo al interés de fortalecer su capacidad de servicios y cumpliendo con el deber congresional, consignado en el sistema federalista estadounidense en beneficio de los sectores multiétnicos representados con un alto porcentaje de inmigrantes, el senador Espaillat ha lanzado su candidatura para representar el distrito congresual 13 que incluye a los sectores Washington Heights y East Harlem, en Manhattan y Fordham, Kingsbridge y Norwood, en El Bronx.

Espaillat, reconocido por el sólido historial de cumplimiento de servicios que ostenta en beneficio de sus representados y en el ejercicio de sus atributos legislativos, ha despertado el interés de las comunidades a representar, residentes en el recién-creado distrito congresual.

Renovar la presencia congresual de las comunidades a representar, víctimas del abandono político de su actual representante, que durante más de 40 años ha actuado divorciado del cumplimiento de los atributos éticos de la nación norteamericana, es el reto que las comunidades residentes en el distrito tienen el deber de cumplir, con la finalidad de ingresar a ser parte del desarrollo, los avances sociales y en síntesis, convertir en realidad el Sueño Americano.