El Servicio Exterior de República Dominicana y la Carrera Diplomática y Consular

Por Carlos Luis Baron domingo 8 de julio, 2012

Europa. La República Dominicana, un país con gran actividad en la Comunidad Internacional, tiene el gran reto de lograr un Servicio Exterior de carrera,  como en la actualidad lo  exhiben  la mayoría de los países de la Región y gran parte del mundo  entre los cuales podemos sitar la República de Haití, nuestro vecino más cercano.

Para estos fines, cursa  en el  Congreso Nacional,  un proyecto de Ley  enviado por el Presidente Leonel Fernández en fecha 01 de abril del 2011 para el Ministerio de Relaciones Exteriores, que busca modificar la actual Ley  314 del 6 de Julio de 1964 y que recoge las actuales exigencias que la diplamacia moderna,  reclama enérgicamente al Estado dominicano  en el constante proceso de globalización e integración.  

Dicho proyecto, crearía la Carrera Diplomática y Consular que vendría a corregir graves lagunas en nuestro Servicio exterior.

El Presidente electo  Economista e Ingeniero Danilo Medina,  deberá necesariamente impulsar ese proyecto hasta convertirlo en Ley, previa promulgación y publicación en la Gaceta Oficial como la mayor garantía para mejorar la  eficiencia de nuestro Servicio Exterior y por vía de consecuencia, cumplir con su promesa de impulsar y mejorar la calidad en los servicios que afrecen nuestras Embajadas y Consulados alrededor del mundo.

Esto, será posible  con la elección de un personal altamente cualificado en la materia. Entiéndase en Política y Comercio exterior, Asuntos Internaciones, Idiomas, Ciencias Políticas,  Derecho Internacional, así como Asuntos  Consulares y Diplomáticos entre otras disciplinas.

En los países,  donde se tiene  un concepto claro e institucional de política exterior, existen  mecanismos muy específicos que determinan la forma de ingreso, promoción y retiro de todo un personal de acuerdo a una Ley de Carrera Diplomática y Consular.

En  los actuales momentos,  la República Dominicana tiene un Servicio Exterior de calidad, pero necesita ser mejorado y actualizado. De ahí,  la imperiosa necesidad  de que el Congreso Nacional evacue cuanto antes esta Ley que regulará e institucionalizará la calidad del servicio que ofrecemos  a nuestra diáspora  a través del Cuerpo Consular, así como mostrar nuestra mejor carta de presentación a  la Comunidad Internacional a través de nuestros Embajadores Extraordinarios y Plenipotenciarios, acreditados antes países sujetos  del Derecho Internacional    por ser libres y soberanos y Organismos  Internacionales.