El sicariato no existe como delito

Por Carlos Luis Baron miércoles 27 de junio, 2012

Por el alto índice de muerte por paga que se registra en el país se hace necesaria la incorporación al código penal de la figura jurídica del sicario. En nuestro país se hace referencia al sicariato como delito y en realidad no existe el delito de sicariato en la Republica Dominicana.

Son muchas las voces de autoridades, funcionarios y líderes sociales, políticos, religiosos y medios de comunicaciones alarmados por el sicariato y sostienen que se debe aumentar las penas de los autores de esta conducta y no se dan cuenta que este delito no existe ni está en el código penal ni en ley especial. No se puede castigar ni aumentar la pena de un delito que no existe.

El sicario o asesino a sueldo es una persona que mata por encargo a cambio de un pago de orden económico. La acción de dar muerte es cometida por una persona a cambio de un pago económico o en valores. Esta conducta no está tipificada o prohibida penalmente en la Republica Dominicana, lo que esta penado es el homicidio. En los países donde no está incorporado este delito lo que hacen es igualarlo al homicidio, y por ende le dan el tratamiento de homicidio agravado. Sin embargo en nuestro sistema penal ni si quiera esta como homicidio agravado.

La tendencia moderna es la de establecer el sicariato como un delito autónomo y diferente del homicidio. Es decir, separarlo del delito de homicidio. Ello permitirá que se puntualice y se organice de manera exclusiva una política criminal dirigida en ese sentido y a la vez se pueda ofrecer una mejor repuesta penal a este problema social.

Por sus implicaciones de afectación al derecho a la vida humana, por la crueldad inhumana con que se comete y por mercantilizar la vida de las personas y según la doctrina mayoritaria el sicariato deberá ser considerado como un delito de lesa humanidad y tener una de las mayores escala de sanción penal, que debe ser juzgado conforme a la conducta del autor y con todo el rigor de la ley.

Por no existir este delito en el sistema penal dominicano las autoridades del sector justicia se encuentran imposibilitadas para juzgar adecuadamente esta conducta, por la falta de su definición e incorporación al código penal. Cuando se juzga como homicidio se pierde el sustrato de la paga por matar y de determinar el autor intelectual de tan horrendo crimen. Como se sanciona y persigue hoy día solo se castiga al autor material.

Este delito se ha convertido en una modalidad del crimen organizado el cual deviene en una anomalía social que cada día se afianza y se consolida más, lo cual va en detrimento de la seguridad ciudadana y de los derechos de la vida.

El Estado Dominicano se encuentra obligado por mandato constitucional y convencional a proteger la vida y la integridad de las personas adoptando todas las medidas adecuadas, ya sea legislativa o administrativa, y crear buenas prácticas que permitan enfrentar con éxito los hechos que atenten contra la dignidad humana y emitir todas aquellas leyes que sean necesarias para tales fines.

Con la creación legal de esta figura, no es que se va a eliminar esta conducta criminal. Las leyes penales no previenen el delito. La prevención del delito se encuentra con políticas no penales. Sin embargo, si se establece su tipificación se facilita una adecuada persecución y un correcto castigo, que es el propósito de las legislaciones de corte penal y una obligación estatal.