El Sínodo debate posibilidad divorciados accedan a la Eucaristía

Por lunes 3 de octubre, 2005

Ciudad del Vaticano,(EFE).- La posibilidad de que los católicos divorciados nuevamente casados accedan al sacramento de la Eucaristía, actualmente prohibida por la Iglesia, fue tratada en el Sínodo de Obispos, que comenzó hoy sus sesiones en el Vaticano.

El cardenal Angelo Scola, patriarca de Venecia y relator del Sínodo, se mostró en contra de esa opción, mientras que el obispo de Haití, Pierre-Antonio Paulo, planteó que se considere "en casos particulares".

"Si para nosotros es el sacramento más querido, sería necesario que otros pudieran gozar de él, la Eucaristía es un legado", dijo.

Está previsto que esta cuestión sea profundizada en las próximas sesiones del Sínodo, que se prolongará hasta el 23 de octubre.

Hoy los obispos debatieron principalmente sobre la falta de sacerdotes, que impide llevar la Eucaristía a todas la comunidades que lo desean.

El prelado filipino Luis Tagle dijo que en su país -que junto con Timor Oriental es el único católico de Asia- la escasez de sacerdotes es "un problema constante".

Agregó que es habitual celebrar "asambleas sin sacerdote" en las que un laico da la comunión previamente consagrada por un prelado, y "aunque la gente sabe que no es la Eucaristía plena, es lo mejor que podemos ofrecerles", dijo.

Por su parte, el obispo Pierre-Antoine Paulo aseguró que la "penuria de sacerdotes" es una realidad también en Haití y tal circunstancia puede ser una invitación para "formar a laicos que puedan ser catequistas de la Palabra".

El cardenal Scola, no obstante, insistió en que la Iglesia "no es una empresa que puede establecer el número de sacerdotes que necesita" y recalcó que la vocación sacerdotal es "un don".

Ante la escasez de curas, el patriarca de Venecia no descartó opciones como la de recuperar la ordenación sacerdotal de los monjes, "tal y como ocurre con los benedictinos", recordó.

El Sínodo, que comenzó hoy sus sesiones en el Vaticano, tratará el tema de "La Eucaristía fuente y culminación de la vida y de la misión de la Iglesia". EFE