El verdadero Danilo

Por Carlos Luis Baron miércoles 5 de diciembre, 2012

Hoy muchos son los sorprendidos; principalmente aquellos que aceptaron falacias que les fueron vendidas por medios comprometidos con proyectos politíqueros, que por falta de originalidad y sensibilidad social no cuajaron en el seno de las masas.

El Presidente Danilo Medina se mueve como un pez en su agua; ágil en la concertación con quien deba hacerla; preciso en la toma de decisiones; audaz en sus declaraciones; y sobre todo lleno de una sincera humanidad en el contacto con los excluidos de la sociedad.

El personaje acartonado fabricado por la jauría mediática ha sido arrancado de cuajo de la imaginación de su pueblo; y desde el pináculo de La República se esparce en toda la anatomía nacional la sensible sonrisa de su figura sana comprometida con la gente.

No necesita esfuerzos mediáticos ni gastos superfluos, porque sin que nadie lo espere, invitado solo por la miseria de los parajes, aparece en los más recónditos rincones de la geografía nacional con soluciones para sus acuciantes problemas.

Con el avance tecnológico de nuestra época, aparece en cualquier lado y es el motoconchista o cualquier transeúnte que envia la foto del Presidente en el lugar y la noticia prende la pradera mediática; en lo adelante, los más serios buscan información como es su deber y los demás elucubran o inventan.

La candenciosa música gubernamental no para de sonar en todo el país; los funcionarios suenan al unísono frente a la batuta del Presidente, ejecutando cada cual su partitura; y en un rincón, con su franca sonrisa, está el ministro Gustavo Montalvo atento a la diáfana ejecución de la pieza.

Éste es el verdadero Danilo, y éste es su gobierno, trabajando, desarrollando planes, emprendiendo iniciativas para el bienestar y la felicidad de su pueblo.