EMILINADAS

Por Carlos Luis Baron lunes 26 de agosto, 2013

¿PODRÁN LOGRARLO?-Unas diez organizaciones acordaron el pasado domingo formar un frente opositor para tratar de evitar que el PLD se perpetúe como el partido que controla todos los estamentos de poder en el país. ¿Podrán lograrlo?

Es posible que sí, pero lo más probable sea que no lo consigan, aunque los dirigentes y militantes más activos se movilizan por todos los rincones del país en procura de materializar su propósito.

La mayor dificultad estriba en que los dirigentes de esos grupos no tienen suficiente experiencia en el trabajo político.

La segunda gran dificultad es la falta de recursos económicos para llevar a cabo una tarea para la cual se necesita muchísimo dinero.

Lo tercero es la falta de conciencia política en la mayoría de la población, para la cual los procesos electorales constituyen una oportunidad de aumentar su capacidad de compra en los colmados, la cual le ha estado llegando a través de las Tarjetas de Solidaridad que controla y reparte el partido de gobierno, el PLD.

Además debe tomarse en cuenta que el PLD cuenta con 12 o 13 partidos aliados, con la posibilidad de aumentarlo según como termine todo dentro de la lucha interna perredeísta, y sí el Tribunal Superior Electoral le acabara entregando el PRI a los adversarios de Trajano Santana.

Nada tiene de agradable que un solo partido, dentro de una democracia, tenga el control de todas las instancias de poder, pero lo cierto es que el PLD ha logrado ese control al influjo de las herencias políticas que recibió de Juan Bosch y de Joaquín Balaguer.

Los dirigentes del recién formado frente antipeledeísta, deben tomar en cuenta que el partido morado logró en las elecciones pasadas lo que parecía imposible, que fue remontar su enorme desventaja frente al PRD y su candidato Hipólito Mejía.

Esa proeza la logró el PLD haciendo dos cosas: utilizar todos los recursos económicos a su disposición como partido de gobierno, y formando un inexplicable frente interno a través de la unidad monolítica exhibida por todos y cada uno de sus dirigentes.

Es indudable que los peledeístas aprendieron muchísimo de esa experiencia acumulada el año pasado, y es de ahí que parezca un sueño imposible, el propósito del nuevo frente opositor de sacar del poder al PLD.

¡Pero soñar no cuesta nada!