Emilio Reyes Novas llama a tomar precaucion en Bahia de las Aguilas

Por sábado 9 de agosto, 2008

BARAHONA. De no tomarse las medidas de precaución en la construcción de hoteles y otras infraestructuras turísticas en Bahía de Las Águilas, en Pedernales, que implica una costosa inversión, para evitar el reemplazo del ecosistema del litoral costero y la contaminación del medio ambiente en esa zona, los proyectos turísticos colapsarían, lo que traería como consecuencia que los inversionistas ya sean nacionales o extranjeros, se retiren del lugar.

El planteamiento fue hecho por el doctor Emilio Reyes Novas, Registrador de Títulos, quien dijo que Bahía de Las Águilas, ubicada en el Parque Nacional Jaragua, tiene aproximadamente 575,620.20 tareas, en cuyo litoral costero se captura el 40 por ciento de la pesca nacional de diversas especies de un alto valor económico y comercial, que aporta al país anualmente 24 millones de dólares de los cuales se benefician más de seis mil pescadores, personas particulares e instituciones relacionadas con la actividad.

Reyes Novas, expresó, que en toda la zona de Bahía de Las anguilas hay 13 hermosas playas que tienen un equivalente a 32 kilómetros, constituyendo la segunda zona más importante par el hábitat de las tortugas marinas, carey, cajuamo, tinglar, iguanas, playeros, gaviotas, así como lagunas, bosques, entre otros humedales e importantes recursos naturales.

Expresó que otro problema lo constituiría la explotación del recursos agua, construcción de muelles, atracaderos y dragados, porque traerían como consecuencia la concentración anormal de nutrientes e inorgánicos en los suelos y aguas, la destrucción de los ecosistemas sumergidos, eliminación de grandes poblaciones marinas, y la vegetación terrestre.

"Este es un caso que debe ser vigilado muy de cerca por todos nosotros, por lo que exhorto a los pobladores y autoridades de la zona a unificarnos, a fin de buscar alternativas viables tendentes a la protección de Bahía de Las Águilas, la cual ha sido declarada como pulmón, no solamente de la República Dominicana, sino también de toda la humanidad", manifestó el doctor Reyes Novas.

Para el Registrador de Títulos, el interés comercial y económico que han despertado las áreas protegidas, implica estudios muy fuertes, profundos y concienzudos sobre impacto ambiental y la destrucción o eliminación de la infraestructura natural, el entorno, los propios ecosistemas y la biodiversidad de esa zona.

"Los ecosistemas litorales son patrimonio de importancia nacional, por lo que los servicios ambientales que se oferten deben ser tomados muy en cuenta para la planificación del desarrollo de las regiones y los sitios, lo que en sentido general, podría implicar la sustentabilidad ambiental en modelos de desarrollo turístico", apuntó.