En España cerraron 5 clínicas de abortos y 5 abortistas ingresaron en prisión

Por admin viernes 25 de enero, 2008

Madrid, 25 de enero de 2008.– En España las clínicas que practican abortos se encuentran en una delicada situación. Primero fue la intervención a comienzos de diciembre pasado en las clínicas barcelonesas del peruano Dr. Morín, donde encontraron máquinas trituradoras de fetos conectadas a los desagües. Hubo seis detenciones a los que se imputaron delitos de asociación ilícita, aborto ilegal, falsedad documental e intrusismo profesional. Días después clausuraban otra clínica del mismo propietario en Madrid.

Los arrestos continuaron y como consecuencia de esa operación se encuentran en prisión el Dr. Morín y cuatro personas más, entre los cuales hay dos psiquiatras. “En España, la desidia de los gobernantes y de los jueces ha hecho se practicara el aborto libre, lo que ha llevado a un crecimiento del número de abortos del 10,8 por ciento en 2006”, afirma la directora de la Oficina Internacional de Fundación Vida, Paulina Sada.

Posteriormente se cerró otra clínica abortista de Madrid. “Estos hechos han servido para sensibilizar a la sociedad sobre el terrible hecho del aborto, al que muchos se han acostumbrado. No puede considerarse normal que una madre mate a su hijo, y es lógico que un crimen como ése, se encuentre penalizado en nuestro Código Penal”, afirma la directiva de esta fundación.

Mientras un juez investiga ahora a la clínica madrileña Isadora, la asociación de clínicas que practican abortos ha mostrado su estrecha relación con el partido Izquierda Unida y un grupo de asociaciones feministas, proponiendo una legislación ultra abortista. También cuentan con el apoyo del partido socialista. “Argumentan un falso derecho al aborto, cuando lo que existe es un derecho humano a la vida”, precisa Paulina Sada. Todo ello se enmarca en el contexto de las próximas elecciones generales que tendrán lugar el próximo nueve de marzo.

Hace pocos días, un empleado del servicio de lavandería que trabaja en la investigada Clínica Isadora encontró en un pasillo dos trozos de feto tirados en el suelo. Decidió llamar a la Policía y denunciarlo “porque no se puede hacer eso con un bebé”, según manifestaba ese trabajador. La Policía Científica ha confirmado que se trata de “restos, al parecer, de feto”.

“En menos de dos meses, la sociedad empieza a darse cuenta que en un país desarrollado como España, cada día se matan hoy más de 300 fetos deliberadamente. Estamos creando una sociedad inhumana, y por eso hay que defender al vida de todos, empezando por los más débiles”, afirma esta directiva de la Fundación Vida.