En la acción política “Los viejos soldados nunca mueren, ellos sólo se desvanecen.”

Por Carlos Luis Baron sábado 6 de abril, 2013

El activismo político es el ejercicio del ser humano más criticado y al mismo tiempo, es la actividad que mas emociona al que la ejerce. Todos los críticos de la política, desean ser políticos, los profesionales de la salud, prefieren la actividad política para destacarse como defensores de los pobres y los profesionales de todas las actividades del ser humano, también se involucran en la política, como vía de los intereses del Pueblo.

Como un activista político que he sido, considero, que la política es la actividad que mas gravita en el ser humano, JESUS, el hijo de Dios en la tierra, fue perseguido y finalmente crucificado, por sus predicas en defensa de los pobres, cuando PILATO, se lava las manos, es una acción Judicial del Poder, que es una acción política.

La política es una Ciencia y como Ciencia, hay que estudiarla, por eso es que Juan Bosch fue Condecorado por el Congreso Nacional de la Republica, como el ¨Maestro de la política dominicana¨ creó y desarrolló una Escuela política, dejó la base de un concepto de lo que debe ser un activista político. Recuerdo las criticas que nos hacían a sus discípulos, pues nos acusaban de parecer una Secta, pues todos hablamos iguales y planteábamos lo mismo, en lugares distintos y en momentos diferentes, pero siempre apegados a la verdad y a la razón.

Los improvisados del ejercicio político son alérgicos a la formación política, al Centralismo Democrático, al análisis político, a elaborar Planes de trabajos y mucho más al método de lo general a lo particular para poder lograr los objetivos políticos. Todas esas improvisaciones y aventurerismo del ejercicio político, ha invadido a las organizaciones partidarias y es las razones por la cual, el clientelismo es una condición para escalar posiciones de Mando en la política y en la Sociedad.

Los Pueblos que permiten que esta desviación se apodere de sus organizaciones democráticas y de los Poderes fáticos de la Sociedad, terminan degradándose en lo moral, en lo ético y en valores. El resultado de esa desviación es la corrupción, el crimen, la invasión cultural de práctica y costumbres distintas a nuestra formación como Sociedad.

Los discípulos del Maestro de la política dominicana, debemos seguir su ejemplo y continuar formando activistas políticos apegados a los valores éticos y morales, que les permitan objetivos comunes en beneficios de los intereses de los sectores populares, que puedan ser ejemplos en sus hogares, en sus Comunidades y ser lideres empoderados por la Sociedad, pues Juan Bosch, nos inculcó como una sentencia, que ser un peledeista es, ser un soldado consciente valiente y disciplinadoy eso tenemos que mantenerlo y defenderlo hasta con nuestra vida si fuera necesario.