En nombre de doña Casandra, un llamado a la reflexión

Por Carlos Luis Baron martes 21 de agosto, 2012

Al parecer mantener el nombre de Casandra a las premiaciones que cada año realiza Acroarte, no es difícil, solo hay que deponer actitudes.

Esa posibilidad quedo evidenciada en la audiencia celebrada en el distrito judicial de esta ciudad, donde varias instituciones barahoneras, incoaron un recurso de amparo tendente a que ese nombre no se quite a los premios.

Todas las entidades locales o filiales de sedes centrales, solo han estado motivadas en que ese nombre no desaparezca debido a que entendemos que la ciudad cuna de la soberana se enaltece con cada premiación.

Los abogados que vinieron en representación de la Asociación de Cronistas de Artes, lo dejaron evidenciado al asegurar que su cliente no estaba cerrado al dialogo.

Que aún hay la posibilidad de que ese nombre siga como hasta ahora ha sido, solo hace falta que la familia de la soberana entienda que la propiedad de la memoria de su pariente ha trascendido los linderos familiares.

Se ha dicho que ACROARTE se vio compelida a anunciar que quitaba el nombre debido a las exigencias de la familia, a nosotros como barahoneros eso no nos interesa, solo nos mueve la condición de ciudadanos nativo de la misma provincia que doña Casandra.

En el caso de los gremios periodístico, que somos filiales y que ACROARTE es parte de esos gremios, no estamos en rebeldía con nuestras sedes, entendemos que entre bomberos no nos debemos pisar la manguera.

Pero si por algún motivo jurídico no podemos estar en la demanda como filiales estaremos como nativos de una provincia que entiende que esos premios nos enaltecen de manera significativa, igual que a todo el país.

Es por ello que estamos haciendo un llamado a las partes en pugna para que se sientan una vez mas en la mesa del dialogo y se limen asperezas por el bien de Barahona y del país.

Que prime el aporte de nuestra soberana al arte y la cultura de este país que ha permitido que cada año esos premios sean esperados y comentados por la prensa no solo local sino internacional.

Y queremos resaltar que sentarse a la mesa del dialogo y deponer aptitudes, no es signo de debilidad, sino de grandeza y los hijos de Barahona hoy más que nunca necesitamos de ese gesto ennoblecedor del ser humano

Que se resuelvan los puntos donde no haya habido avenencias por el bien de todos, por el buen nombre de ACROARTE, de la familia Casandra, de Barahona y de todo el país.