En un esfuerzo del Despacho de la Primera Dama y el hospital Doctor Elías Santana

Por admin martes 18 de marzo, 2008

El Seguro Nacional de Salud (SeNaSa), el Despacho de la Primera Dama y el hospital Doctor Elías Santana desarrollan un ambicioso programa de control de la catarata, enfermedad que afecta a unos 130,000 de los 1,300,000 beneficiarios del Régimen Subsidiado, de los cuales cerca de 65,000 precisan de una intervención quirúrgica para evitar la ceguera.

El doctor Juan Francisco Batlle, director del Comité para la Prevención de la Ceguera y jefe de Oftalmología del Elías Santana, consideró que el proyecto que ejecutan dicho centro sanitario y SeNaSa, con el apoyo del Despacho de la Primera Dama, puede frenar en pocos años el avance de la ceguera por catarata en pacientes pobres.

Precisó que, a nivel general, son necesarias anualmente unas 27,000 operaciones para controlar la catarata, enfermedad que se caracteriza por la opacidad del cristalino y que constituye la principal causa de ceguera en el país.

Las operaciones de catarata a los pacientes subsidiados son realizadas desde enero pasado por el Elías Santana con el financiamiento de SeNaSa.

“El proyecto conjunto despegó en Barahona, en la Región VI de Salud, donde hay la mayor cantidad de personas carnetizadas. El 85 por ciento de los barahoneros ya tiene su carné de SeNaSa”, destacó Batlle.

Una gran cantidad de personas que antes no tenían acceso a la salud porque carecían de recursos económicos, son actualmente beneficiarias de la entrada en vigencia del Seguro Familiar de Salud, y SeNaSa les cubre las operaciones en su calidad de afiliados del Régimen Subsidiado, agregó.

En el sector privado, una intervención de catarata en un solo ojo tiene un precio de unos 40 mil pesos. Con el acuerdo entre SeNaSa y el Elías Santana, dicho costo se reduce a sólo nueve mil pesos, los cuales son asumidos por el Gobierno a través de la ARS estatal.

Tal ahorro es posible, explicó Batlle, porque el personal médico del Pabellón de Oftalmología del hospital Doctor Elías Santana dona su tiempo y su experiencia profesional para atender a los pobres, al tiempo que el centro sanitario gestiona la donación de muchos de los medicamentos que utiliza.

“El hospital visita sistemáticamente pueblos y ciudades del interior para detectar a las personas que necesitan ser intervenidas. Quienes son identificados por SeNaSa son enviados al Elías Santana, se les provee transporte, cuidados médicos y alimento y son retornados a sus lugares de origen ya operados”, detalló Batlle.

Hasta el momento, han sido atendidas en Barahona unas 3,500 personas y, en Santiago, alrededor de 6,500, de las cuales 196 y 176 fueron sometidos a cirugías oculares y, de éstas, 170 y 146 correspondieron a catarata, respectivamente.