Encrucijada del sistema partidista

Por Carlos Luis Baron jueves 23 de febrero, 2012

Decir que vamos a escribir este trabajo con imparcialidad sería mentirnos a nosotros mismos. Aquellos que nos han leído, aunque haya sido solo una vez, saben o por lo menos tienen la percepción de que somos dirigentes o simpatizantes del Partido de la Liberación Dominicana. Lo que sí vamos a tratar es de ser lo más objetivo posible. El Licenciado Danilo Medina ha logrado, como prometió, unificar totalmente al PLD. Todos los organismos del Partido morado están monolíticamente unidos y trabajando hombro a hombro con el candidato.

Danilo ha dicho en diferentes oportunidades y nosotros lo creemos plenamente, que él va a ser un Presidente de solo cuatro años. Que bajo ninguna circunstancia va a tratar de cambiar la Constitución de la República para buscar una reelección consecutiva.

Con estas declaraciones, aclara posibles dudas y abre un gran abanico de oportunidades, pues todos aquellos miembros del PLD y de los demás partidos que forman el Bloque Progresista que cumplan con el artículo 123, numerales 1 al 4 de la Constitución, estarían habilitados, sin el obstáculo de un Primer Mandatario buscando la reelección, a optar por la primera Magistratura del Estado en el año 2016.

El Lic. Medina ha ido más lejos aun. Ha hecho un llamado a los que siguen los ideales del Dr. José Francisco Peña Gómez, a que lo acompañen en hacer las transformaciones necesarias para enrumbar al país por senderos de progreso.

Otro ingrediente que trae armonía al sistema de partidos políticos es que, todas las instituciones que van aliadas al PLD, conservarían su personalidad jurídica a la vez de tener una gran oportunidad para crecer, pues sufragando por su particular parcela política estarían, al mismo tiempo, votando por el candidato Lic. Danilo Medina.

Por el otro lado está el Partido Revolucionario Dominicano. Hasta hace muy poco se hablaba del nuevo PRD. Llevado de las manos de su presidente, Ing. Miguel Vargas Maldonado, comenzaron a aparecer en el firmamento político blanco, lozanas caras con nuevos bríos.

El Ex Presidente Ing. Hipólito Mejía repetía que él se retiraría a practicar su pasión, que es, supuestamente, la agricultura y que apoyaría al candidato de su partido.

El “pacto de las corbatas azules” cambió todo. Cual conde Drácula, sin crucifijo y ya sin la estaca del nunca jamás clavada en el pecho, Don Hipólito resucita y se acuerda que a él le gustaba “el carguito” y cargó contra todo lo que oliera a Miguel.

No vamos a llover sobre mojado repitiendo lo que pasó. Como dicen en las reunión es políticas, el tema está ampliamente debatido.

Hoy, tenemos al Ing. Hipólito Mejía, como candidato, nueva vez, a la Presidencia de la República por el PRD, acompañado de, no viejos robles, sino de añejos pichipenes cuyo promedio de edad ronda los80 años. Adiós al nuevo PRD.

Como todo luce indicar y las en cuestas serias lo confirman, el triunfo del Lic. Danilo Medina es inminente. Esto traería felicidad y armonía, no solo al PLD, sino también a la mayoría de los partidos políticos que accionan en nuestro país.

Por otro lado, la derrota del PPH retiraría definitivamente del Partido Revolucionario Dominicano, a los que no quieren admitir que ya su tiempo pasó y que es necesario darle una oportunidad a las nuevas caras de esa organización.

Si se cae una viga, como dicen en el argothípico, y gana Hipólito Mejía, la segunda baja, pues la primera va a ser el pueblo dominicano, sería Miguel y con él, todos aquellos que soñaron con un nuevo PRD.

Demás está decir que la retaliación del Ing. Mejía contra los líderes que no lo apoyaron seria descomunal. Principalmente contra el PRSC, la FNP, el BIS, el PQD y otros que fueron, en el pasado, sus aliados

En estas elecciones, no solo se elegirán los nuevos mandatarios para el periodo 2012/2016, también está en juego la democracia y la salud del sistema de partidos.

¡Ojo con eso!