Entre los elogios de “hito histórico” y la desconfianza unionista

Por lunes 26 de septiembre, 2005

Belfast (R.Unido), (EFE).- Los elogios y felicitaciones por la confirmación oficial hoy del desarme total del Ejército Republicano Irlandés (IRA) chocaron con la desconfianza de los unionistas, el partido mayoritario de la provincia británica de Irlanda del Norte.

El primer ministro británico, Tony Blair, mostró su satisfacción por la inutilización de todo el arsenal del IRA, que calificó de paso "importante" para el proceso de paz en el Ulster, algo que "todos hemos estado esperando durante mucho tiempo" y que "hoy finalmente se ha cumplido".

Sin embargo, Blair se mantuvo cauteloso al asegurar que ahora la Comisión de Desarme debe "confirmar que se ha puesto fin a cualquier otra actividad" de la banda, y "entonces la transición" de la guerra a la paz, "se habrá completado, en lo que concierne al IRA".

La presidenta de la República de Irlanda, Mary McAleese, afirmó que la entrega de todas las armas del IRA ha eliminado un "gran obstáculo" en la búsqueda de una solución pacífica y duradera a los problemas que afectan a Irlanda del Norte.

"Espero -dijo la presidenta- que estos acontecimientos ayuden a crear un clima más adecuado para que florezca entre las comunidades de Irlanda del Norte la confianza necesaria para acabar con la actividad paramilitar".

Asimismo, el primer ministro irlandés, Bertie Ahern, calificó de "hito histórico" la inutilización de esos arsenales, lo que, a su juicio, tendrá "enormes consecuencias" para la gente de Irlanda, tanto del norte como del sur de la isla.

Sin embargo, el reverendo radical Ian Paisley, líder del mayoritario Partido Democrático Unionista (DUP), tachó de carente de transparencia el informe de la Comisión de Desarme, al considerar que las estimaciones oficiales son incorrectas y, en consecuencia, el IRA podría aún disponer de cierta cantidad de armas.

Paisley agregó que el anuncio de hoy demuestra "la duplicidad y deshonestidad de los dos Gobiernos -británico e irlandés- y del IRA", e insistió en la ausencia de datos concretos sobre la cantidad de armas decomisadas en el informe.

Por el lado contrario, el presidente del Sinn Fein, Gerry Adams, declaró que, tras el desarme, que calificó de un "salto valiente" e "histórico", ha llegado el momento de mirar "más allá" en el proceso de paz en el Ulster y retomar las estancadas conversaciones de paz con el fin de aplicar los Acuerdos de Viernes Santo (1998).

El presidente de la Comisión Internacional de Desarme (IIDC), el general canadiense John de Chastelain, dijo que "hemos observado y verificado las operaciones de inutilización de cantidades muy grandes de armas, que creemos son todo el arsenal en posesión del IRA".

Los dos observadores independientes, el ex presidente de la Iglesia Metodista Harold Good y el padre Alex Reid -persona cercana al presidente del Sinn Fein, Gerry Adams-, también confirmaron "sin ningún tipo de dudas" que las armas del IRA han sido inutilizadas.

Good recalcó que, después de observar este proceso "minuto a minuto", tienen pruebas "claras e incontrovertidas" de que, "sin lugar a dudas, las armas del IRA han sido inutilizadas".

En un escueto comunicado, firmado con el habitual pseudónimo "P. O'Neill", el IRA señaló que su dirección "anunció el (pasado) 28 de julio que autorizaba a nuestro representante a contactar con la IIDC para completar el proceso de inutilizar las armas de manera verificable".

"El IRA -continúa la nota- puede confirmar ahora que ese proceso se ha completado". EFE