Entrega benéfica de comida en Cité Soleil termina en caos

Por lunes 14 de noviembre, 2005

Puerto Príncipe, 14 nov (EFE).- El caos se adueñó hoy del barrio de Cité Soleil, en Puerto Príncipe, cuando una organización humanitaria haitiana y el Programa Alimentario Mundial de la ONU (PAM) trataban de distribuir comida a los empobrecidos vecinos. Lo que llevaba el camino de ser un acto humanitario y festivo en una zona marginal de la capital de Haití, se convirtió en un cúmulo de enfrentamientos entre los ciudadanos y quienes distribuían la comida, aunque las autoridades no informaron de heridos.

El director del PAM, Mamadou Mbale, expresó en una rueda de prensa celebrada hoy en la sede del Programa de la ONU para el Desarrollo (PNUD) en Haití su "satisfacción al poder cooperar con (la asociación) Yele Haití en la entrega de ayuda humanitaria en las zonas más violentas y a la vez necesitadas" del país caribeño.

Yele Haití es una Organización No Gubernamental (ONG) fundada por el cantante haitiano Wyclef Jean, ganador de un premio Grammy, tras el desastre causado por el huracán "Jeanne" en septiembre de 2004.

Esta organización se sirve de cantantes de "hip-hop" famosos en el país caribeño y también de otros artistas de los barrios de Cité Soleil y Bel-Air, dos de las zonas más inestables de la capital haitiana, para realizar la distribución de alimentos.

En la rueda de prensa previa a la entrega de alimentos el cantante Gracia Delva, integrante del grupo "Mass-Kompa", declaró que "acudimos a Cité Soleil para hacer entrega de alimentos para 2.500 de las más necesitadas personas de Puerto Príncipe".

"Esta gente que vive en las zonas más peligrosas y abandonadas de la ciudad tienen derecho a una comida digna y gracias a la ayuda prestada por el PAM hoy podemos regresar a esta área para proporcionar ayuda", subrayó Gracia.

Dos camiones cargados de sacos de alubias, arroz y cajas de aceite llegaron hoy a una de las plazas de Cité Soleil donde se había instalado previamente una tarima con altavoces para que los cantantes Gracia Delva y Don Kato, músico de "reggae" muy popular en Haití, pudieran dirigirse a los centenares de personas que allí se concentraban mientras trabajadores del PAM depositaban la ayuda alimentaria.

El ambiente festivo con el que se inició el acto produjo escenas de gran emotividad al mezclarse los artistas que colaboran con Yele Haití con los vecinos, que bailaban y aclamaban a sus ídolos.

Pero dicho ambiente derivó en una confrontación cuando centenares de personas desesperadas por recibir al menos una parte de la ayuda comenzaron a abalanzarse sobre los sacos y cajas de alimentos.

Algunos de los trabajadores que sacaban las cajas de los camiones se emplearon con dureza contra los residentes de Cité Soleil y no dudaron en utilizar sus cinturones para tratar de dispersar a los centenares de vecinos de la barriada que ya a esas alturas habían comenzado a correr con su pequeño botín de comida.

Algunos de los vecinos, fundamentalmente jóvenes, portaban en sus bolsillos armas de pequeño calibre, e incluso hubo quien llegó a exhibirlas, pero no a utilizarlas, durante los múltiples enfrentamientos que se registraron para apropiarse de la comida.

Tras una media hora de confrontaciones, toda la comida a distribuir fue saqueada y la escena concluyó con niños y mujeres recogiendo del suelo los restos de algunos de los sacos que habían terminado por romperse durante la confusión.

Los miembros del PAM abandonaron la zona durante el transcurso de los enfrentamientos acompañados de los artistas que habían acudido a Cité Soleil.

Haití es uno de los tres países, junto a Afganistán y Somalia, que ocupan los últimos puestos en las listas de la ONU sobre número de calorías por día y habitante, en concreto 460 diarias per cápita.

Unos 2,4 millones de haitianos no pueden proveerse de alimentos que les proporciones las 2.240 calorías por día recomendadas por el PAM, y está situación es especialmente grave en distritos como Cité Soleil y Bel-Air. EFE